Hace un año estuve un tiempo interesado en la domótica de mi casa. Aunque es cierto que no quería empezar con dispositivos ni muy potentes ni tener que hacerle grandes infraestructuras al domicilio. Sobre todo porque vivo en una casa de alquiler. Pero sí que quise empezar con lo más básico y las bombillas inteligentes IKEA TRÅDFRI parecían ser un gran comienzo para toquetear y saber si tener ciertas cosas de mi casa automatizadas con el smartphone o la tablet tenían sentido o no.

Podía parecer que la utilización de bombillas inteligentes no tiene sentido alguno. E incluso cuando comienzas a utilizarla necesitas un tiempo de adaptación. Ten en cuenta que seguirás utilizando tus interruptores de forma al uso pero tendrás un plus que es muy cómodo. Al final, esto es lo que busca el hacer inteligente las cosas cotidianas de tu hogar; que la calidad de vida se vea ampliada gracias a cuestiones como estas.

Lo bueno del Kit IKEA TRÅDFRI es que la inversión es muy pequeña y tu economía lo notará.

Cuando me puse en contacto con la gente de IKEA me mandaron un kit completo de lo que iba a poder montar en mi casa. En total fueron 3 bombillas, una de ellas con capacidad de cambiar los colores y las otras dos que solo se puede cambiar la temperatura del color. Ese conjunto vino con el mando a distancia que las controla, la pasarela que habrá que conectar al router y un amplificador de señal por si fuese necesario.

IKEA TRÅDFRI

Entrando en la página web de IKEA, el precio de todo esto no supera los 90 euros en total. Puede parecer un precio demasiado alto para unas bombillas y un mando a distancia. Puede. Pero también es verdad que con toda la tecnología que viene dentro de ellas, te acabará compensando. Sobre todo, porque todas tienen una eficiencia energética de A+. En mi casa nos tomamos muy en serio la eficiencia energética. Mensualmente pagamos, de media, unos 37€ de luz y somos tres adultos. Por lo que las IKEA TRÅDFRI no han entorpecido. Es más, han ayudado a rebajar este consumo gracias a la tecnología LED incorporada para iluminar.

La duración de la bombilla sea de hasta 25.000 horas. Unos 3 años de duración de bombilla si estuviese encendida 24 horas al día. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las personas se pasan casi todo el día fuera de casa; o como es mi caso, trabajo por la mañana desde casa y durante toda la tarde hasta la noche estoy en clase. El uso que le doy a las bombillas es durante muy poco rato todos los días. Pero me han hecho estar mucho más cómodo.

bombilla en color blanco de IKEA TRÅDFRI

Mi experiencia de uso ha ido incrementándose con el paso del tiempo.

Lo único que necesitas para conectar estas bombillas inteligentes es simplemente emparejarlas con su pasarela. Y la pasarela, a su vez, con la aplicación. Lo mejor de todo, es que la gente de la empresa sueca tiene en su canal de YouTube tutoriales explicativos para realizarlo. Además, en cada paquete de bombillas, pasarela, mandos, etc, viene un libreto con unas instrucciones mucho más sencillas que el montaje de sus muebles.

Al principio, sí, es la novedad de usar el teléfono para encenderlo a través de Google Assistant o Siri. Sobre todo cuando alguien viene a casa y se lo enseñas y queda muy bonito. Pero en el día a día, sigues utilizando el interruptor normal cada vez que entras o sales de la habitación. Pero es cierto que a medida que va pasando el tiempo, usas cada vez más los comandos por voz, la aplicación de Google Home o las rutinas de Google Assistant.

bombilla en color rosáceo de IKEA TRÅDFRI

Lo bueno de estas bombillas IKEA TRÅDFRI es que tiene compatibilidad tanto con la aplicacion HomeKit de Apple como con Google Home. Es por ello que nada más conectar la pasarela al router, ya las aplicaciones lo reconocen como dispositivos conectados. Con HomeKit de Apple, tan solo deberemos escanear los códigos QR que vienen en los dispositivos de IKEA y ya estará todo listo.

Todas estas implementaciones vienen a ayudar a hacernos la vida un poco más sencilla. Al final no buscamos vivir en una película de ciencia ficción y que las cosas funcionen con la mente, o cosas así. La practicidad va más allá de todo eso. Las rutinas de Google ayudan a que las luces se enciendan o se apaguen en determinados momentos que nosostros exijamos. Y no solo eso, sino, esos momentos en los que estamos en un lugar en el que el interruptor no está suficientemente cerca y nos obliga a levantarnos para pulsarlo. Ya no hace falta. Solo tenemos que usar la voz o el botón de la aplicación para encender y/o apagar en Apple HomeKit o Google Home.

Google Assistant apagando la luz de IKEA TRÅDFRI del dormitorio del autor del artículo

El controlador a distancia se ha pasado mucho tiempo en el cajón.

El mando a distancia de la serie TRÅDFRI de IKEA intenta sustituir los interruptores de la habitación. Por ello, viene imantado sobre una base la cual tiene unos agujeros para poderse anclar en las paredes. Este mando hay que tener en cuenta que es solo para controlar una sección del domicilio o una habitación (cuarto, salón, cocina…). Ya que estuve gastándole bromas a mi madre sin saberlo. Y es que estuve probando los colores de la bombilla de mi habitación cambiándolos con el mando a distancia. La cuestión es que las bombillas se emparejan con el o los mando(s) y el o los mando(s) se emparejan con la pasarela.

mando a distancia IKEA TRÅDFRI

Es por ello, por lo que si se quiere prescindir de los interruptores tradicionales que se tiene en casa, es recomendable tener un mando a distancia como interruptor por cada sección. Imaginemos, en el domicilio hay tres habitaciones (cocina, baño y dormitorio), un pasillo y una entrada. Si queremos tener más a mano la inteligencia, lo suyo sería tener 4 mandos a distancias. Aunque, evidentemente, no es necesario.

¿Para qué tener cuatro mandos a distancias? El mando a distancia tiene el botón de encendido y apagado de la(s) bombilla(s); además de contar también con los botones para el cambio de color o de temperatura y de subir o bajar el brillo de las mismas. Es por eso que lo inteligente sería sustituir los interruptores por estos mandos y anclarlos a la pared. Aunque no es necesario.

controlador mando a distancia en el baño IKEA TRÅDFRI

En mi caso, tengo una bombilla IKEA TRÅDFRI en mi dormitorio, otra en el pasillo de la escalera y otra en la cocina y todas están emparejadas con el mismo mando a distancia. Es por eso que en mi caso, al mando no le he dado uso y he utilizado los interruptores tradicionales en conjunto a las rutinas, comandos por voz y Apple Homekit y Google Home.

La pasarela acaba teniendo mejor sentido cuando se mira desde el punto de vista técnico.

Cuando IKEA me mandó sus productos TRÅDFRI para probarlos, me vino una pasarela que se alimenta a través de un enchufe a la red eléctrica y que se comuncia con el router mediante un cable RJ45. Vaya, el cable Ethernet típico de una roseta de teléfono cualquiera de toda la vida. En el momento en el que vi eso, me echó para atrás por tener la necesidad de conectar un dispositivo más y además que estuviese a la vista. Pero con el paso del tiempo, vemos que es maś cómodo.

pasarela IKEA TRÅDFRI

Si al final nos decidimos por tener toda una instalación domótica de un mismo ecosistema; una pasarela es lo más inteligente porque así solo hay un dispositivo más conectado al router. Así el propio router lo reconoce como tal y no como 4 o 5 dispositivos diferentes conectados que acaban mermando la conexión. Sobre todo cuando se tiene routeres que facilitan las compañías de telecomunicaciones y que no son los mejores.

Además, gracias a este tipo de dispositivos, la conexión es mucho más sencilla y no hay fallos. En el momento en el que puedas tener una caída de la red o un apagón y vuelva a conectarse, la conexión es inmediata. El router solo tiene que reconocer y alimentar a la pasarela y la misma ya estaba conectada mediante sus propias conexiones inalámbricas con las bombillas y los mandos. Por lo que en el momento en el que tu smartphone, tablet u ordenador ya tenga conexión a internet; el resto de dispositivos de domótica ya estaban conectados a tu red antes que el resto.

pasarela IKEA TRADFRI

¿Recomiendo tener bombillas inteligentes en casa?

Por supuestísimo que sí. Además tenemos que irnos acostumbrando ya a tener este tipo de dispositivos en casa. Además, empresas como Samsung ya las vimos creando edificios conectados e inteligentes. Incluso a Google realizando barrios inteligentes para subsanar los problemas de vivienda en Canadá. Y es que el Internet de las Cosas acaba haciéndonos la vida mucho más sencilla. Y encima, nos hace ahorrar dinero por su fabricación eficiente. La verdad, es que no se puede pedir mucho más.

Por todo esto, tengo muchas ganas de seguir incluyendo productos que pueda domotizar mi vida y mi vivienda. Porque también aquellas cosas que no sean inteligentes, se les puede hacer mediante la conexión de un enchufe inteligente, de un dispositivo externo que les incluya Bluetooth a su funcionamiento, etc…

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

*Las imágenes de este análisis se han escogido de la propia web de IKEA dada la carencia de poder fotografiar a puntos de luz. Ninguna de las marcas mencionadas ha patrocinado este artículo.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO