Al final, aunque los accesorios sean tecnológicos, siguen siendo accesorios; pese a que puedan cuantificar más o menos cosas. Durante tres semanas estuve probando el Huawei Watch GT 2. Un dispositivo que por concepto es completamente diferente aunque se hacen competencia. Esta Xiaomi Mi Band 4 busca la simpleza dentro de poder tener un pequeño controlador en tu muñeca. Y es por eso por lo que os voy a contar sus puntos fuertes y débiles tras haberla podido probar durante algo más de un mes.

Para contextualizar lo que vamos a ir leyendo durante todo el artículo, hay que tener en cuenta varios parámetros. Por un lado, y aunque no me guste mucho hablar de ello, es el precio. Rondando los 35 euros, y precios bastante inferiores en muchas ofertas que se van encontrando durante todo el año. Además, hay que tener en cuenta su filosofía, diseño y tamaño de pantalla. De la misma manera que no podemos pedirle lo mismo a un Renault Clio que a un Audi A5; no podemos pedirle lo mismo a una pulsera que a un reloj.

Las notificaciones en la Xiaomi Mi Band 4 son toda una odisea.

Como ya hemos comentado anteriormente, no vamos a tener en cuenta la falta de espacio físico que tiene la pulsera. Y es que la pantalla no puede dar más de sí teniendo en cuenta que tiene que ser una pulsera. Pero a lo que sí podría dar un poco más de sí es a su software. Las notificaciones, en alguna que otra ocasión, tienen errores de legibilidad. Muestra errores en los caracteres de aplicaciones, como por ejemplo, Telegram. Además, errores sinsentido ya que no son de emoticones ni nada de eso.

La Xiaomi Mi Band 4 sobre el ordenador portátil de Huawei el MateBook D

Y esto se conjuga con el problema que tiene el hecho de no poder contestar de ninguna de las maneras las notificaciones que recibimos. Ni siquiera cuenta con unas respuestas predefinidas. Que, por otro lado agradezco. Así no se come más espacio ni recursos del sistema. Ya que no me deja contestar por mí mismo las notificaciones que tampoco tenga unas predefinidas. Pero no es tan difícil incluir la capacidad de poder responderlas a través de un pequeño micrófono, por ejemplo.

Pero claro, el incluir un sistema de reconocimiento de voz en la Xiaomi Mi Band 4 capaz de transcribir lo que decimos y comunicarlo al Smartphone y a la aplicación y mandarlo; son características que muy probablemente encarecerían el precio de este dispositivo. Aunque bueno, tampoco es nada tan sumamente caro ni difícil de implementar.

Eso sí, el sistema de notificar es de los más eficaces que he podido ver en muchos wearables. Es sorprendentemente rápido y la vibración con la que cuenta la pulsera es superior a lo que nos podíamos esperar. Por lo que es bastante difícil no darnos cuenta de los avisos que nos manda para según qué circunstancias.

Xiaomi Mi Band 4 puesta en la muñeca

Ojalá la batería de todo en la vida fuese como la de esta pulsera.

Por mucho que me notificase, por mucho que me estuviese controlando la frecuencia cardíaca cada 30 minutos –valor que se puede modificar a través de la aplicación para que la mida cada X tiempo y no gaste más batería de lo debido–, por más que andase con ella con el podómetro activado; no había manera de que la batería se acabase. Eso sí, a partir del 10 por ciento de batería, hay que tener cuidado.

Cuando la batería comenzó a bajar del 10 por ciento, se acabó antes de lo que te puedes esperar; e incluso de los cálculos que puedas hacer. Teniendo en cuenta el tiempo que te ha durado con la batería al 100 por cien, llegar al estado del 10%. Porque yo me quedé sin batería en mitad de clase y la tuve toda la tarde de adorno y salí de casa con un 6 por ciento a las 14:30 horas y se me acabó la batería sobre las 18 horas.

Aún así, no puedo tener absolutamente ninguna queja con la batería de la Xiaomi Mi Band 4. Todo lo contrario, es de lo mejor que he probado y ojalá todas las baterías durase así. Con la configuración anteriormente comentada, la batería de la pulsera me ha durado un total de 20 días. Lo bueno de esto, es que la propia aplicación de Mi Fit te notifica en el Smartphone cuando la batería del wearable se está quedando sin batería. Por lo que así, siempre tienes un aviso del estado de la pulsera inteligente.

La Xiaomi Mi Band 4 cargándose mediante USB conectado al ordenador en la base de carga que trae la propia pulsera

Y otro gran punto para la batería de la Xiaomi Mi Band 4 es la velocidad de carga. En tan solo 40 minutos, ya tenía un 46 por ciento de la batería recargada. Teniendo en cuenta todo el tiempo que es capaz de mantenerse encendida; con ese porcentaje tendremos pulsera para muchos días.

Los sensores no están bien ajustados.

Algo que me encantó de la primera vez que probé un dispositivo de estas características, era la capacidad que tenían de medir el sueño y cómo habías dormido esa noche. Dependiendo de según qué parámetros, podía decirte qué había pasado contigo esa noche. Algo bastante útil para poder descansar oportunamente. Aunque también es cierto que, por desgracia, el sueño no se puede recuperar.

Esta función en la Xiaomi Mi Band 4 no tiene todo el funcionamiento que debería. De hecho, la primera vez que lo noté pensaba que era yo que hice mal el cálculo. A los días, cuando vi que la aplicación Mi Fit me decía que me había despertado a las 7 de la mañana cuando en realidad fue a las 9.30, vi el error. Es cierto que ese día me desperté a las 7 pero fueron 2 minutos de los cuales me acuerdo perfectamente.

Sensores traseros de la pulsera sobre el teclado de un ordenador portátil donde se ve el logo de Conformidad Europea, Mi de Xiaomi, la prohibición de tirar el dispositivo a la basura y los pines de carga

Este es uno de los problemas que tiene la pulsera de Xiaomi en cuestión de diseño. O eso creo. La no capacidad física de incluir muchos sensores capaces de medir este tipo de parámetros. Por lo que no es capaz de entender que te puedes levantar durante un período alargado de tiempo y volverte a dormir. Algo que sí es capaz el Huawei Watch GT y el Watch GT 2 que lo interpreta como una siesta.

Pero también ha sucedido con el acelerómetro que integra la Xiaomi Mi band 4. Y es que me saltaba la notificación en la pulsera sobre mi inactividad física. Pese a que incluso en muchas ocasiones estaba de pie; me decía que me levantase porque llevaba mucho tiempo sentado. Unos parámetros que quizás sean fácilmente solventados mediante una actualización de software.

No sólo tengas la Xiaomi Mi Band 4 como tampoco tengas solo un reloj tradicional.

Si quieres un wearable básico que funcione bien, por supuesto que la Mi Band 4 es un gran acierto. Sobre todo por el precio que tiene. Ya que no se puede encontrar nada mejor en el mercado. Y mucho menos con una garantía al poderse comprar en casi cualquier país. Pero de la misma manera que no recomendaría tener nada más que un reloj o una pulsera tradicional; tampoco lo haría con una smartband o un smartwatch.

Tras este mes utilizando la Xiaomi Mi Band 4, me he dado cuenta que cada wearable inteligente tiene su connotación. Y es que no me pondría esta pulsera para ir a una cena pero sí para el día a día. Al igual que tampoco utilizaría un smartwatch de una marca tradicional de lujo para el día a día pero sí para esa cena o una boda. De la misma manera que utilizamos distintos accesorios dependiendo del momento, con los wearables inteligentes creo que pasa exactamente lo mismo.

Hay que tener en cuenta el contexto de las situaciones. De la misma manera que hay que tener en cuenta el tipo de persona que lo va a llevar o dejar de llevar. Sobre todo, esto va dedicado a aquellas personas vendedoras de este tipo de productos. Que por vender, venden lo que sea antes que preocuparse por las necesidades específicas de esa clientela potencial.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

*Los enlaces de compra a Amazon pertenecen al programa de referidos. Un pequeño porcentaje de tu compra se nos reembolsará. Esto no repercutirá en el precio final del producto. Gracias a eso ayudarás a que el proyecto de Easy Smart Tech siga siendo libre e independiente y pueda crecer.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO