Hay veces que una persona cuando va a comprarse un dispositivo piensa en todo el dinero que tiene que invertir. O no, porque la verdad que hay otros dispositivos que cuestan muchísimo menos y te hacen prácticamente lo mismo. Aunque al probar el Google Píxel 3 puedo decir que es una de las mejores experiencias que he tenido con un Android.

Y es que al final cuando una compañía fabrica el software, sabe como tiene que sacarle partido. Por otro lado, los dispositivos Píxel siempre se han caracterizado por hacerlo muy bien, al igual que sus antecesores los Nexus. Y oye, el solo tener las aplicaciones básicas de Google parece que lo mejora todo. Algo que no sucede en el resto de dispositivos y por lo que fue demanda Google en la Unión Europea.

El Google Píxel 3 es el perfecto compañero para el trabajo.

Cuando estamos trabajando buscamos un dispositivo que sea compacto, que no nos moleste y que además pueda estrujarse en cualquier momento y no te deje tirado. Justo esto es lo que hace el Google Píxel 3, además de que puede ser estrujado literalmente. Porque cuando le aprietas los laterales, salta Google Assistant.

Google Píxel 3
Imagen | Google

¿Has visto la chaqueta inteligente de Google con el asistente incorporado?

Cuenta con un panel de 5 pulgadas y media pero se puede utilizar y agarrar con una mano perfectamente. Fue algo que me sorprendió, después de venir de probar el Huawei P Smart Plus con 6,3 pulgadas.

Su potencia es bárbara, no podíamos esperar menos al contar con el último procesador de Qualcomm del 2.018. Aunque eso sí, cuidado si lo estrujamos demasiado porque la batería es como su tamaño; bastante contenida. Si por la mañana eres de los que usas el móvil, a la hora de comer, métele una enchufada con su cargador Quick Charge 3.0 incorporado.

La fotografía más espectacular que se ha podido ver con una única lente.

Cuando se presentaron el Google Píxel 3 y el Google Píxel 3 XL ya hablamos de que era una apuesta completa por el software. También hablábamos de lo que nadie habla. Y ahora al probarlo, ha sido la confirmación ante lo que hablábamos en Easy Smart Tech. Y es que para muestra, un botón.

Lo que más me sorprendió fue la inclusión del modo noche, o Night Sight, como le llaman los de Mountain View. Todas han sido tomadas desde las cámaras delantera de ‘selfie’, excepto la última que viene indicada en su leyenda.

En la imagen superior, a la izquierda tenía el modo noche activado. A la izquierda, el ‘flash’ delantero donde se ilumina la pantalla a modo de foco.

Imagen tomada en un aula a oscuras completamente mientras visionábamos una serie. Parece de día, increíble.

Modo noche con la cámara principal.

El recorrido multimedia del Google Píxel 3 podría mejorar.

La verdad que la pantalla se ve increíblemente bien aunque le queda algún paso para competir contra la de los Samsung altos de gama. Aún así, la definición y los contrastes funcionan muy bien. Igual que con el brillo, suficientemente alto para que se pueda utilizar con la incidencia directa del sol.

Con respecto al sonido sí que podría haber mejorado. Pese a que utiliza un doble altavoz en estéreo y además en el frontal del dispositivo, no es el mejor sonido que hemos escuchado en un móvil; menos aún cuando cuesta más de 800 euros en la tienda oficial.

Algo que sí me ha gustado mucho del audio han sido dos cosas. Una, su control de volumen. Un control bastante exacto y en donde se mueve en más posiciones que los típicos 10 grados o niveles; pudiendo ser ajustado de manera más efectiva. Y por otro lado son los auriculares propietarios de Google que incluye. Evidentemente con conexión USB tipo C y del cual os hablo en el artículo sobre mi opinión de que prefiero el audio digital al analógico.

Los colores del Google Píxel 3 me parecen muy bonitos.

Cuando me puse en contacto con la gente de Google, algo que pensé que era muy raro que pudiese ocurrir; me cedieron durante algo más de dos semanas el Google Píxel 3. No sabía en qué color me iba a llegar y, para mi sorpresa, me dejaron el ‘No Pink’. En castellano ‘Casi rosa’, o así han querido traducirlo los de Google en su web.

Google Píxel 3

He de reconocer que ha sido un descubrimiento y el color en el que me lo hubiese comprado. Al abrir la caja, el dispositivo tiene un color blanco tirando a rosa palo súper bonito. Muy sutil y apenas imperceptible si no está al sol o dándole una luz muy tenue. Se debe tener en cuenta que dependiendo el color que se elija, el botón de apagado, encendiendo, bloqueo y desbloqueo del dispositivo cambiará a un color en contraste.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Incluso puedes estar al día en nuestro canal de Telegram.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO