Muchos soñábamos con el día en el que Apple abriría las puertas de su sistema operativo para que se pudiesen hacer más cosas con él. Está claro que eso no iba a pasar pero sí pasó algo muy parecido con iOS 13 y la capa de personalización iPadOS. Un sistema operativo que se medio abrió para hacer cosas nuevas y que no ha parado de presentar fallos que no se esperaban en iOS 13.

Y es que realmente hubo un cambio sustancial de sistema operativo. Sobre todo para poder abarcar las nuevas funciones que iban a traer consigo la nueva gama de iPhone 11; y para llevar un paso más allá a los dispositivos iPhone 6S en adelante. Pero Apple no ha estado preparada y ha sido demasiado kamikaze en lanzarlo.

Apple lanzó la beta de manera comercial y no para de parchearla.

Es la primera vez que he probado las betas de Apple. De manera valiente, o inconsciente -según se mire-, la he utilizado en mi iPad desde que se lanzaron las betas públicas. Y he usado esos adjetivos ya que es el dispositivo que yo utilizo para trabajar, no utilizo ninguno otro a no ser que esté probándolo para análisis.

La verdad es que al principio estuve a punto de arrepentirme. Aunque comenzaron a llegar las betas 4 y 5 y ya todo empezó a fluir mucho mejor. En ese momento pensé eso de “es Apple, ahora sí y si va así siendo una beta, cuando se lance ya no deberá de existir problemas”. Ya, claro, y después me caí de la cama y me desperté.

De repente, un día Apple lanza la Beta Pública iOS 13.1 y iPadOS 13.1. Una numeración bastante extraña ya que siempre era Beta Pública iOS 13 X o iPadOS X; con el número de la beta que correspondía pero nunca como si fuese una actualización media normal. Y resulta que esa fue la versión que decidieron incluir en los nuevos iPhone 11 al lanzarse y en el resto de iPhone que quisieran actualizar de manera oficial sin la beta.

Fallos iOS 13

La razón por la cual las capas de personalización no son buena idea.

De este error va a tener que aprender incluso la propia Huawei con su sistema operativo HarmonyOS. Y es que tanto iOS como HarmonyOS tienen algo en común: querer diversificarse y estar en todos los dispositivos posibles. Sí, es cierto que iOS está en iPhone, iPadOS en iPad y WatchOS en el reloj. Aún así, no deja de ser iOS adaptado a las necesidades de cada dispositivo.

Apple ha querido diferenciar un poco cada dispositivo y iOS 13 ha dado demasiados fallos. La gente de Cupertino creyó buena idea (y lo es) intentar dar independencia al reloj y a la tableta. El problema es que ha sido antes de tiempo. El tiempo se les ha echado encima y no podían postergar el lanzamiento del iPhone ni su presentación pese a que el sistema operativo no estuviese terminado del todo.

Aunque realmente esto le sirve a Apple para hacer pruebas reales. Quienes nos instalamos las betas no somos el mismo target de quienes ahora están probando iOS 13.1.1 y iPadOS 13.1.1. Es ahora cuando van a comenzar a recibir bien los fallos que puedan producirse y es quizás esta la razón por la que aún no tenemos a la vista iOS 13.2 y iPadOS 13.2.

Esto es algo que ha pasado en Android desde sus comicios. Hacer un sistema operativo que acabe abriéndose a poder ser utilizado con más capas de personalización no es algo fácil; ni siquiera cuando las capas están diseñándose dentro de la misma casa. Y por cuestiones de marketing y de costes económicos en acciones, Apple no se podía permitir retrasar la renovación del iPhone bajo ningún concepto. Ni siquiera, aunque el sistema operativo no estuviese al 100% de su funcionamiento.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO