El Reglamento General de Protección de Datos salió a la luz para así poder defendernos de todos los ataques hacia nuestra privacidad. Tanto es así que comenzamos a recibir peticiones de permiso de absolutamente todo; mientras que antes si no le decíamos que no se entendía que era un sí. Y no, señores y señoras, si no hay un sí, jamás será un sí y esto es extrapolable a todo. Y es por ello que British Airways ha sido sancionada de manera brutal.

Todo esto viene a colación de un fallo de seguridad que tuvo la aerolínea el año pasado. Este fallo dejó vulnerables los datos de 380.000 clientes diferentes. Entre los cuales se encontraban la numeración completa de la tarjeta de crédito y/o débito, fecha de caducidad, códigos de seguridad… y no solo eso sino que se podían ver los datos personales de la clientela. Tales como los nombres completo, direcciones de los domicilios y sus correos electrónicos.

British Airways sancionada

Lo peor de todo es que el robo se estuvo produciendo durante dos semanas. Por lo que los hackers no necesitaron hacerlo de manera muy rápida. Su CEO, el español Álex Cruz, dijo que indemnizaría a todo el mundo por el daño producido. Pero no solo va a tener que indemnizar a la gente si no pagar la mayor multa jamás interpuesta por la Unión Europea con el RGPD en la mano.

British Airways es sancionada con el 1,5 por ciento de su facturación mundial.

Una cifra que la empresa podría calificar de «baja» si vemos el reglamento europeo con lupa; el cual estima hasta el 4 por ciento de la facturación anual mundial en los casos más graves. Algo de lo que Facebook se libró por el caso Cambridge Analytica por haberse descubierto antes de que entrase en vigor esta nueva normativa.

En concreto tendrán que abonar a las arcas europeas un total de 183 mil millones de libras esterlinas. Ya que la investigación se llevó a cabo desde el Reino Unido en nombre de la Unión Europea. Algo más de 200 mil millones de euros si lo convertimos a la moneda unificada. Y todo por haber sido un error no provocado por ellos mismos.

Esto es lo que más llama la atención y en donde los propios consumidores podemos ver cómo estamos protegidos. Porque la sanción interpuesta a Facebook por el caso Cambridge Analytica es 366 veces menor que esto. Pero está claro que la Unión Europea quiere demostrar que no va a perdonar ni un solo movimiento mal hecho en contra de nosotros.

British Airways sancionada
Crédito de la imagen | Nick Warner a través de Flickr.

La negligencia es peor que el robo.

O al menos esto es lo que ha dejado entrever la Comisionada de Información del Reino Unido. Elizabeth Denham dice que «los datos personales de las personas son solo: personales. Cuando una organización no puede protegerlos de pérdidas, daños o robos, es más que un inconveniente».

Por lo que al final es peor no tener la seguridad necesaria para que los datos estén protegidos que vendérselos a otras empresas como hace Facebook y otras tantas. Algo que no me cabe en la cabeza de ninguna manera. Porque esto solo deja entrever cómo una empresa puede poner en sus términos y condiciones que los datos pueden ser vulnerados; y así de esta manera librarse de las grandes sanciones que interpone la Unión Europea y/u otros organismos públicos.

Eso sí, British Airways y todo su equipo directivo y jurídico tienen 28 días para apelar la sanción del RGPD, o GDPR en inglés. Haciendo que quizás se puedan apiadar de la aerolínea al no haberse realizado la vulnerabilidad a conciencia y que fue un error que se subsanó con buen criterio por parte de la propia empresa británica.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO