Todo en esta vida hay que probarlo, o al menos eso es lo que nos dicen cuando somos infantes. Aunque sea una manera de iniciarnos en comer de todo. Pero otra cosa igual de importante que la alimentación, en pleno siglo XXI es la seguridad en la red. Por eso la gente de la revista Forbes ha querido probar la seguridad del reconocimiento facial con caras impresas en 3D. Un poco más abajo tienes el vídeo realizado por el medio.

El haber realizado este experimento con caras impresas en 3D se quiso probar todos estos métodos de utilizar sensores biométricos para el desbloqueo de los distintos dispositivos que utilizamos en el día a día. Y el resultado es asombroso pero no podemos dejar de recordar que la Inteligencia Artificial acaba de comenzar y no ha llegado al nivel de madurez tan preciso como para poder reconocerle tener un enorme presente. Pero desde Easy Smart Tech sí que le auguramos un gran futuro.

El intento de burlar la seguridad con caras impresas en 3D.

Quien se puso a la cabeza de este experimento fue Tomas Brewster, reportero del medio de comunicación norteamericano, especializado en seguridad y privacidad. Haciendo honores al puesto de trabajo que ocupa, comenzó a realizar la prueba. A falta de tener un hermano gemelo, decidieron realizar un molde de su cara para poder imprimirlo en tres dimensiones. Algo muy parecido a lo que realizó el Wall Street Journal en su momento.

reconocimiento facial de los bancos

Muchos de los sistemas de seguridad de reconocimiento facial fallan, tal y como vimos con Rekognition de Amazon.

Todo esto lo confiaron a una empresa británica con sede en Birmingham llamada Backface. Ésta utiliza un total de medio centenar de cámaras que rastrearon y fotografiaron el rostro completo de Brewster; de esta manera se conseguía realizar un retrato en tres dimensiones. Tras esto, la impresora podía comenzar a realizar el molde de la cara del compañero reportero.

Las caras impresas en 3D se utilizaron sobre los telefónos móviles inteligentes buques insignia.

En concreto se utilizaron dos grandes conocidos de la familia Samsung Galaxy: el Samsung Galaxy S9 y el Samsung Galaxy Note 8. Por otro lado también realizaron las pruebas sobre otro amigo coreano, el LG G7 ThinQ. No se podía quedar atrás el dispositivo que de verdad incluye hardware biométrico para el reconocimiento facial, el iPhone X y su Face ID. Pero esto no podía ser una prueba objetiva si no incluían a una marca del mercado que más ha penetrado en el mercado occidental; en esta ocasión se decantaron por el OnePlus 6.

reconocimiento facial caras impresas en 3D
Esquema de puntos de reconocimiento facial.

Recordemos que el LG G7 ThinQ fue el primer dispositivo de la compañía en modificar su nombre tras el cambio de toda la directiva de la compañía. Todo por la apuesta en la inteligencia, y te va a sorprender.

Según el experimento, casi todos los dispositivos mencionados anteriormente cayeron en la trampa. Fue pulsar el botón de desbloqueo del dispositivo, poner las caras impresas en 3D delante del sensor de reconocimiento facial y, et voilá. Los dispositivos demostraron tener muy poca seguridad en este sentido.

El LG G7 ThinQ concretamente fue uno de los dispositivos que fue más difícil de engañar. Se probó con distintos ángulos y se hacía de rogar pero caía muy muy poco. El ganador indiscutible fue el iPhone X, el cual sí incluye de verdad un hardware preparado.

Por lo que no solamente era una estrategia de marketing para Tim Cook y su equipo sino que de verdad es un sistema verdaderamente seguro. Al menos por lo que hemos podido ver en el vídeo de arriba.

Un buen hardware es importante para la seguridad pero también un buen software.

Como ha demostrado el primer dispositivo de Apple en incluir esta tecnología; es importante apostar por componentes que de verdad funcionen. Justo es lo que yo siempre le pido a aquellos dispositivos que se atreven a introducir un gran notch en su frontal. ¿Por qué lo haces si no metes los sensores que de verdad queremos las personas usuarias que queremos seguridad en nuestros dispositivos?

Pero no todo son los componentes. El LG G7 ThinQ ha dejado en una muy buena posición al equipo de ingeniería de software de la compañía surcoreana. Una apuesta verdadera por la inteligencia artificial bien calibrada para mejorar la experiencia de seguridad en las personas usuarias. Así sí podemos confiar en ese pequeño cacharrito que llevamos en el bolsillo.

¿Conoces nuestras redes sociales?


Incluso puedes estar al día en nuestro canal de Telegram.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here