Durante estas últimas semanas no hacen nada mas que llegarnos noticias de que los teléfonos móviles son muy susceptibles a explotar. Primero nos llegó la noticia del Samsung Galaxy Note 7, del que Samsung cesó la producción, pero la cosa no se ha quedado ahí, ya que la polémica ha vuelto; aunque esta vez lo hace de manos de varios iPhone, de los que ya han explotado varias unidades en las últimas semanas o incluso algunos de estos han ardido en los últimos días.

Se incendió un iPhone 7 dentro de un coche

Todo pasó cuando un profesor de surf llamado Jones se le ocurrió dejar su iPhone 7 debajo de la ropa en el coche, para no llamar la atención de unos posibles ladrones. Sin embargo, se llevó una desilusión todavía mayor cuando vio que salia humo del lugar donde había dejado su coche y al ir a acercarse, se dio cuenta de que su coche estaba ardiendo.se-incendia-un-iphone-7-2

Presumiblemente, este episodio se deba a la sensibilidad de las baterías a las altas temperaturas, que ponen en riesgo nuestro terminal. Como os contamos en estos consejos para evitar que tu iPhone explote, la “fuga térmica” supone un gran peligro cuando se concentra una gran cantidad de calor en un espacio reducido y este no se consigue contrarrestar lo suficientemente rápido, lo que provoca una reacción en cadena que genera más y más calor, hasta que los materiales no resisten más y el terminal entra en combustión, pudiendo arder o explotar.

Aún así, este suceso queda alejado de las explosiones de las últimas semanas, ya que todo apunta a una mala decisión de un usuario despistado, más pendiente de que no le robaran su dispositivo que de guardarlo en un lugar que no supusiera un riesgo para los materiales del terminal. Y es que todos sabemos que, aunque la temperatura no sobrepase los 40ºC, se verá intensificada dentro de un coche cerrado a cal y canto y posiblemente a pleno sol.

 ¿Crees que los clientes se seguirán fiando de las grandes compañías como Apple o Samsung después de lo sucedido con este iPhone 7 o con el Galaxy Note 7?

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO