Ayer día 10 de noviembre se han llevado a cabo en España las elecciones generales, donde los ciudadanos españoles han ido a depositar su voto a las urnas. Esos votos después requieren de un proceso llamado escrutinio (recuento de votos), que es necesario para saber el resultado final de las elecciones y os vamos a explicar el proceso y sus características frente a otros países.

Un proceso manual y físico

El recuento de votos oficial de todas las elecciones generales se llevan a cabo de manera manual y física. Os preguntaréis, ¿por qué se realiza a mano con toda la tecnología que existe hoy en día? Pues la principal razón es para evitar cualquier intento de hackeo para alterar el resultado final. Además, también se evita que haya cualquier tipo de retraso por mala conexión o cualquier otra causa.

recuento de votos

Tras cerrar los colegios electorales, se comienza con el proceso de recuento de votos. Durante el escrutinio, se llevan a cabo las tareas de recuento y difusión de los resultados provisionales por ciudades, provincias y en general al mismo tiempo. En cambio, el resultado oficial y definitivo se publica unos días después del final del recuento de votos.

Un resultado seguro y sin alteraciones

Muchos de vosotros os preguntaréis, ¿qué clases de medidas se llevan a cabo para asegurar un resultado sin ningún tipo de alteración? Pues durante el recuento de votos existen diversos controles técnicos y humanos para garantizar un resultado verdadero. Este año, la empresa encargada de la transmisión y difusión de los resultados provisionales es Indra. El recuento de votos lo realizan los miembros de las mesas de los colegios electorales. Claro está, bajo la supervisión de los interventores de los partidos políticos. Por lo tanto, el papel de la empresa Indra en estas elecciones es solamente de encargarse de recoger y difundir los datos del escrutinio provisional.

votación segura

Posteriormente, todos los datos obtenidos del recuento de votos son procesados por las Juntas Electorales Provinciales gracias a las actas que se presentan en los juzgados por los presidentes de las mesas electorales. Otro control de seguridad es que todos los partidos políticos reciben una copia de los resultados de cada mesa electoral para evitar cualquier alteración.

El proceso de escrutinio

Tras la jornada electoral en los colegios electorales, el presidente de cada mesa electoral comienza a sacar uno a uno los sobres de los votos. Seguidamente, los abre uno a uno, leyendo en voz alta cada resultado hasta haber terminado con todos. Dichos resultados son escritos en las actas del escrutinio provisional (firmadas por el presidente, los dos vocales y los interventores de cada partido).

recuento de votos

Tras tener dichos resultados del recuento de votos, se transmiten de manera telefónica al Centro de Recogida de Información del Ministerio del Interior. Una vez recibida la información, se analiza en el Centro de Procesamiento de Datos del Ministerio del Interior para ser publicada internet; en la página creada específicamente para ello.

Con la gran cantidad de votos que tienen que analizar, también existen votos nulos y algunos también son reclamados. ¿Qué se hace con ellos? Pues una vez publicado el resultado final del escrutinio, se destruyen.

Razones por las que se obtienen tan rápido los resultados de la votación

  • Un amplio equipo humano se encuentra en cada colegio electoral para realizar el recuento de votos de la manera más rápida posible. Además, tienen la ayuda de un sistema electrónico para transmitir los resultados.
  • Un sistema de listas cerradas, es decir, cada papeleta de cada mesa electoral equivale a un voto por lo que ahorra mucho tiempo.
  • El cierre de los colegios electorales es bastante pronto. Todos los colegios electorales cierran a las 20:00, dando margen para el recuento.
¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología. Puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más. ¡No damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO