El mundo del automovilismo está cambiando a pasos agigantados. Eso sí, no tanto como la tecnología que comentamos en Easy Smart Tech a diario, ni como los smartphones o los ordenadores. Y es que el sector del automóvil funciona muy diferente y su modelo de negocio no es nada más por la venta de los vehículos vendidos sino por todos los gastos que acarrean una vez adquiridos. Es por eso que Tesla no para de perder dinero, de momento, pero al menos ha convencido a Hummer y a General Motors de fabricar todoterrenos eléctricos.

Debemos tener en cuenta que el modelo de negocio del sector automovilístico se ve influenciado por el servicio postventa que deben prestarle a los vehículos tras la adquisición por parte de la persona compradora. No resulta extraño ver cómo las empresas fabricantes, además, tienen grandes paquetes de accionariado en empresas fabricantes de piezas, de construcción de material necesario para la fabricación de las mismas o algún tipo de relación con empresas que extraen, comercializan o distribuyen los carburantes.

Elon Musk no quiso vivir de Tesla, quería cambiar al resto y lo está consiguiendo.

El pasado 22 de noviembre, la empresa más conocida de Elon Musk, Tesla, presentó en menos de un cuarto de hora un todoterreno supuestamente irrompible que acabó roto y que tuvo que demostrar que fue un error en esa unidad unos días más tarde. Y es que los vehículos eléctricos han demostrado en multitud de ocasiones no tener apenas necesidad de arreglos o revisiones. Es por ello que Tesla no ha obtenido grandes beneficios.

Porque claro, tener que innovar, desarrollar e investigar para la fabricación de vehículos eléctricos es caro. Más aún cuando la única manera que tienes de conseguir algún tipo de ingreso suficiente como para seguir adelante con la actividad es comercializando vehículos de alta gama que no se venden de igual manera que los utilitarios básicos. Juntando todos estos gastos con que los vehículos tienen garantía y apenas se rompen, ¿con qué van a ganar dinero?

Uno de los primeros todoterrenos eléctricos del mundo, el Tesla Cybertruck en una imagen promocional

Esta ha sido la pregunta máxima del resto de fabricantes. Pero claro, viendo que ya el litio cada vez es más barato y que las grandes administraciones del mundo, como la Unión Europea, están presionando más por contaminar menos; a los grandes fabricantes se les está echando el tiempo encima. Tesla ha demostrado poder hacer grandes vehículos, todoterrenos eléctricos incluídos, y el resto ha comenzado a querer tener parte de ese pastel que se pueden perder en un futuro si no apuestan ya.

Ahora comienza la fase de adquisición de conocimientos.

Después de todo, mucha gente es la que ha comenzado a interesarse por la adquisición de este tipo de vehículos. Tesla, sin duda, les lleva una ventaja inmensa al resto. General Motors no puede permitirse eso y dentro de su cartera tenía a una de las empresas más consolidadas en el mundo del todoterreno de lujo y de uso militar.

Hummer dijo adiós al mundo comercial en febrero de 2.010, justo el día de mi cumpleaños. Pues General Motors, dueña de la empresa, podría revivirla justo una década después con una apuesta que sí sería lo más inteligente. Unos todoterrenos eléctricos de la mano de una marca que supo hacer bien las cosas. Y, donde además, el mercado de los SUVs se encuentra en un crecimiento enorme.

Un hummer del ejército griego
Crédito de la imagen | Pinikas a través de Wikimedia.

Por lo que no solo electrificar a la marca Hummer ayudaría a General Motors a revivir a una marca a la que se extraña; sino que además ayudaría al Medio Ambiente a dejar de vender vehículos que contaminan más por el único capricho de querer ir 5 centímetros más alto. Y por otro lado, me encantaría ver los primeros Hummer militares eléctricos que podría beneficiar bastante a los ejércitos ya que son silenciosos, no llamaría la atención y la patada que tienen estos vehículos al pisar el acelerador cooperaría en sus misiones.

Amazon también quiere lanzar todoterrenos eléctricos.

El que la empresa líder enseñe lo que va a ir haciendo, hace que el resto acelere y también comience a enseñar lo que va a competir. Tal y como ha hecho Rivian, una empresa emergente que ha conseguido juntar 1.150 millones de dólares con grandes inversores como Amazon y Ford. Una combinación, a mi parecer, perfecta. Una, sabe cómo comercializar cualquier producto en cualquier situación y que entiende bien de tecnología y la otra sabe cómo fabricar todoterrenos y SUVs sean eléctricos o no.

Uno de los todoterrenos eléctricos de Rivian, el R1S de noche en una ruta de nieve con las luces de LED encendidas que cubre todo el frontal del vehículo

De momento esta compañía se está especializando en la fabricación de vehículos de gran envergadura eléctricos pensados, sobre todo, en la carga de objetos. Y es que Rivian lleva ya un tiempo fabricando furgonetas de transporte para la mercancía de Amazon. Por lo que ya saben lo que hacen y no son unos novatos. Ahora, aprovecharán la tecnología de Ford para ir un paso más allá.

Y es que la plataforma sobre la que se están construyendo, y se seguirán fabricando, los vehículos de Rivian es la denominada como “tabla de skate” de Ford. La cual permite colocar por debajo de la altura de las ruedas el paquete de baterías, la suspensión, el sistema de frenos y los componentes mecánicos. Así el centro de gravedad baja y la seguridad y el espacio aprovechable para carga aumenta.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO