Google parecía que en su momento quería dar teléfonos móviles inteligentes a un precio bastante contenido. Al menos esto sucedió hasta que llegó la saga Pixel y todo lo demás quedó en el olvido. Pero no, no estaba tan en el olvido de la gente de Mountain View ya que el Google Pixel 3a o el 3a XL son los mejores exponentes en su precio.

Si bien es cierto que estos dispositivos no cuentan con el mejor procesador que exista en el mercado; también es cierto que al 80 por ciento de la gente que usa móviles no los necesita. Porque con el Qualcomm Snapdragon 670 que monta, le basta y le sobra para dar el golpe sobre la mesa que quieras.

Google Pixel 3a XL

Lo más criticado del Google Pixel 3a y 3a XL es uno de los mejores puntos que tiene.

Todos y todas los compañeros y compañeras de prensa parece que tienen una cruzada personal contra el plástico. Si un terminal no es de cristal, ya “no se siente de calidad”. Y no, no es así. Al menos, bajo mi punto de vista y el uso que he tenido con el dispositivo durante todo un mes.

Y es que gracias a que se haya fabricado en plástico hace que el terminal sea sumamente ligero. En concreto, la unidad que he tenido ha sido el Google Pixel 3a XL, y esa tan solo 167 gramos. Teniendo en cuenta que dispone de un panel de 6 pulgadas con tecnología OLED.

Google Pixel 3a XL
Al utilizar un panel OLED, te puedes permitir tener siempre la información encendida y no gastar casi batería.

Este ha sido otro gran punto para el Google Pixel 3a XL. El panel que monta no ha sido otra de las cuestiones en las que han querido escatimar. El OLED es una tecnología que funciona muy bien y que hace que ver cualquier contenido sea una maravilla.

Eso sí, esta experiencia la trunca su sonido. Aquí sí se nota la tijera, y es que se escucha bastante nítido pero nada alto por mucho que le subas el volumen. Como te estés duchando y la alcachofa de la ducha tenga una potencia considerable, el audio del móvil estará muy al fondo.

Evidentemente, la cámara no tiene rival.

Si lo que te importa es inmortalizar cada momento que vives en tu día a día; este Google Pixel 3a XL, o el que no es XL, no te dejará en evidencia en ningún momento. Ya en el análisis de su hermano mayor pudimos ver que la cámara era espectacular. Desde Google han querido mantener el mismo sensor para que no tengamos que gastarnos tanto dinero en tener un terminal con una muy buena cámara.

Es cierto que tiene algo de diferencia con el Pixel 3 normal. El Pixel 3a y 3a XL da la sensación que todo el software por el que apostó Google en su cámara está tratado como para demostrar ese cambio de precio. Al menos, tal y como recuerdo yo las fotografías que hacía el Pixel 3 a este Pixel 3a. Además de haber visto ciertas comparativas en otros medios.

Imagen enfocando fuera de los puntos de luces.
Imagen enfocando a los puntos de luces.
Google Pixel 3a XL

Si quieres ver más imágenes realizada con este dispositivo: las imágenes del análisis de la Samsung Galaxy Tab S5e fueron tomadas con el Google Pixel 3a XL. Del mismo modo que las imágenes tomadas al Google Nest Hub y al OnePlus 7.

Aún así, le faltan sensores. Es cierto que el software hace mucho y que el año pasado solo se buscaban más sensores para tener un efecto retrato perfecto. Tras demostrarse que no era necesaria otra lente para hacerlo; sí se ha demostrado durante todo este año que tener más lentes te da más juego. Ya sea para tener una lente más abierta y hacer gran angular o para tener una capaz de hacer un buen zoom óptimo sin perder calidad en la imagen. Y que en muchas ocasiones, se necesita un gran angular; sobre todo cuando fotografiamos monumentos o paisajes.

El Google Pixel 3a XL es un teléfono que dura y durará.

Gracias a que es un dispositivo fabricado y diseñado directamente por Google; hará que el software esté completamente actualizado durante muchos años. Esto hace que el dispositivo dure más tiempo gracias a que se va limpiando y mejorando con el tiempo. Tal y como sucede con los OnePlus, por ejemplo.

Para comprarlo sólo está disponible en la tienda web oficial de Google.

Esto hace que incluso posibles errores que pueda dar con el sistema, aplicaciones y/o batería se vayan solventando con el tiempo. Yo no he tenido ningún error ni cierres extraños con el dispositivo. La batería ha durado un día completo y sudaba yo más que él. Lo que sí es cierto que pese a tener un cargador rápido, no carga igual de rápido que otros de la competencia. Pero he de decir que lo prefiero, no me gusta la carga rápida en los smartphones a no ser que sea necesaria; hacen que se degraden antes y tengamos que cambiarla.

En líneas generales es un gran exponente para cualquier persona. No es un dispositivo que defraude y si estás pensando en comprarlo, hazlo de cabeza y sin dudarlo. Yo si no fuese porque cambio de móvil cada 2 o 4 semanas por este trabajo, me lo compraría sin duda alguna.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

*Este artículo no ha sido patrocinado por ninguna de las empresas mencionadas.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO