Cuando parecía que la evolución del almacenamiento pasaba por la nube para ahorrar en elementos físicos, ahora parece que la analogía vuelve al camino de la tecnología para brindar algo más de seguridad. Y es que Arctic World Archive quiere convertir la nube en películas físicas. El Archivo Mundial del Ártico es para los datos lo que la Bóveda Mundial de Semillas es para la naturaleza.

Las nubes tienen un peligro que se puede controlar en menor medida que los dispositivos físicos. Es cierto que los servicios de guardado de datos digitales en ‘clouds’ tienen muchísimas ventajas. Sobre todo para las empresas, ya que solo se tienen que encargar de tener servidores en un único lugar e incluso pueden alquilarlos. El almacenamiento es casi ilimitado y solo se tienen que preocupar de su mantenimiento.

Convertir nube películas
Bóveda/Banco Mundial de Semillas en Svalbard. Crédito de la imagen | Einar Jørgen Haraldseid a través de Flickr.

Un mantenimiento que además puede llegar a ser perjudicial para algunos lugares del mundo; ya que tienen que erigirse en lugares muy fríos para evitar el sobrecalentamiento de los servidores. Y eso ha hecho que en algunos lugares no estén del todo bien vistos porque “utilizan demasiados recursos naturales del lugar”.

Convertir la nube en películas físicas en minas abandonadas en pleno ártico.

Evidentemente esto no está pensado para todo el mundo. No está pensado para que una persona que guarda en su nube las fotografías de sus vacaciones y de repente quiera convertir eso en una película física. A no ser que esas imágenes tengan algún tipo de secreto escondido. Y es ahí donde más puede entrar en juego este proyecto.

En mitad del ártico es donde se guardarán todos estos archivos. Archivos cualesquiera que se podrán guardar en las películas; ya sean archivos de música, imágenes, vídeos, sonido… Al final el tener estos documentos en un lugar físico hacen que sea mucho más difícil acceder al lugar. Además tiene menos posibilidades de que se comprometa la ciberseguridad. Como por ejemplo sucedió en el Ministerio de Defensa de España.

Convertir nube películas
Crédito de la imagen | PIQL

El lugar estará vigilado constantemente y para acceder a la información se ha de personar en el lugar. Esto no pasaría con las nubes que sí se pueden acceder desde la otra punta del mundo sin problema alguno. La tecnología utilizada es el piqlFilm. Un estándar utilizado por el Archivo Mundial del Ártico capaz de “retener los datos durante siglos”. Como los del Museo Nacional de Noruega, o los datos sanitarios de Noruega. También otras empresas como SIEMENS o Tata utilizan este archivo mundial.

El lugar seleccionado no ha sido elegido porque sí.

Este tipo de películas físicas son fabricadas pensadas para que tengan una vida casi infinita. Y el lugar utilizado para guardarlas es el archipiélago de Svalbard, en Noruega. Un lugar bastante remoto y en el que su localización y política hacen que sea un lugar bastante estable. Lo que le confiere una seguridad para saber que el lugar no debería convertirse en una amenaza a largo plazo.

Crédito de la imagen | PIQL

Además, el lugar que han utilizado es una de las antiguas minas que se utilizaron para el Banco Mundial de Semillas entre los años 80 y 90. Antes de que se sumergiese (porque se construyó de manera subterránea) el edificio en el que se encuentra ahora y que tiene una mayor seguridad.

Esto realmente se lleva haciendo desde hace algunos años. Los primeros que utilizaron este Archivo Mundial fueron por parte de los gobiernos brasileños y mexicanos. Pero se espera que esto siga aumentando tanto por administraciones públicas como por empresas privadas. Ya que la información recopilada y almacenada podrá utilizarse por generaciones venideras. Y sobre todo, y más importante, es que esos datos servirían en caso de cualquier tipo de amenaza climática que el planeta pudiese sufrir.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO