La Inteligencia Artificial hace maravillas alrededor del mundo y aquí le hemos dedicado su propia sección. Pero claro, está muy bien y se le alaba cuando se utiliza para cosas buenas. Aunque cuando se utiliza para hacer vídeos que usan herramientas para enseñar algo irreal y que afecta a algo o a alguien ya no mola tanto. Y a ese concepto lo conocemos actualmente como deepfake.

La técnica del deepfake cada vez está evolucionado más. Al principio la usaron para ponerle la cara de famosas a actrices de cine para adultos. De esta manera se conseguía poder cumplir ciertas fantasías pero con una herramienta de Inteligencia Artificial que muestra algo que no es real.

Eso sí, los gobiernos, las redes sociales y las páginas webs de cine para adultos no tardaron demasiado en comenzar a prohibir estas técnicas. Y no solo a eso sino a crear tecnología para detectar que un vídeo puede ser un deepfake.

No siempre en un deepfake se tiene que cambiar la cara a la persona del vídeo.

Aunque es cierto que la última noticia que se ha conocido es que a Jennifer Lawrence ha sido víctima de esto. En concreto una persona ha conseguido ponerle la cara de Steve Buscemi al cuerpo de Jennifer Lawrence.

Con esto han conseguido que el discurso que dio Lawrence en los Globos de Oro del 2.016 pareciese que tenía la cara de Buscemi. En la Unión Europea ya se está comenzando a legislar el uso de la Inteligencia Artificial.

La verdad es que el vídeo da un poco de grima a la vez que impacta. Sobre todo porque han conseguido con una aplicación gratuita el mayor deepfake que se conoce. Además, esto también le ha sucedido a Barack Obama; aunque al ex presidente se lo hicieron con su propia cara y poniendo fragmentos de otros discursos que realizó. Y no ha sido el único.

Cómo se combate el deepfake.

Evidentemente, si hay una máquina que cambia las caras, hay otras que lo detectan. Eso sí, no es fácil y a medida que el deepfake evoluciona, es más complicado de controlar y detectar.

Y es que, de momento, lo que se utiliza para detectarlo es el conteo de los parpadeos. De esta manera se consigue detectar un deepfake con un 95% de efectividad. Porque claro, la biología es la que es y en la frecuencia y el ritmo que tiene una persona al parpadear no todo el mundo piensa.

“Un ser humanos adulto y sano parpadea de forma regular entre cada 2 y 10 segundos, y un solo parpadeo toma entre una décima y cuatro décimas de segundo. Eso es lo que sería normal ver en un vídeo de una persona que habla, pero no es lo que sucede en muchos videos deepfake. Eso sí, a medida que pase el tiempo, los deepfake serán más complicados de identificar”. Dijo Siwei Lyu, un profesor de la Universidad de Albany.

Deepfake
Inteligencia Artificial.

La preocupación del chantaje.

Lo que se comenta alrededor de estos vídeos con Inteligencia Artificial falsos es que se podrían utilizar para chantajear. Sobre todo a personas que quizás sí que pudiesen defenderse porque la técnica es ardúa.

De hecho la persona que ha realizado el vídeo de Lawrence-Buscemi ha utilizado los últimos procesadores de alta gama para renderizar muchas veces el vídeo. Pero claro si por ejemplo los chantajes se hiciesen a personas con pocos recursos e información; este tipo de técnicas podrían ser óptimas para ello y a mí, personalmente, me daría bastante miedo.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Incluso puedes estar al día en nuestro canal de Telegram.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO