Amazon, Microsoft y Uber han hecho grandes contribuciones intentando evitar la ley de privacidad de datos discutida en California. Según los registros de divulgación estatal, los tres gigantes tecnológicos se unen a otras compañías conocidas, como Facebook, Google, AT&T y Verizon, que están trabajando contra la propuesta Ley de Privacidad del Consumidor de California.

El truco de las grandes compañías para que la cámara de California no saque la ley adelante es donar al Comité para Proteger los Empleos de California. Amazon y Microsoft donaron $195,000 USD cada uno al Comité. Mientras Uber ha ofrecido hasta $50,000 USD. Facebook, Google, AT&T y Verizon, por su parte, han contribuido con $200,000 USD. Una especie de supuesta estorsión encubierta.

California

Aunque después de que Mark Zuckerberg tuviese que enfrentase a las duras preguntas del Senado estadounidense sobre las prácticas de privacidad de Facebook. Facebook se comprometió a retirar el apoyo del grupo.

La propuesta de Ley de California.

La legislación de la cámara de California propone la obligación a las empresas de ofrecer a los/as usuarios y usuarias la opción de optar por no vender su información al mejor postor. Sobre todo a las empresas que compartan los datos recopilados sobre sus usuarios y usuarias, incluida la orientación de los anuncios.

Ya han sido demandadas Facebook y Google en Europa por incumplir el Reglamento General de Protección de Datos

Como es lógico, esto no sería un buen augurio para las fuentes de ingresos de muchas empresas tecnológicas. Como resultado están invirtiendo mucho dinero para asegurarse de que no se cumpla. Invirtiéndolo en el Comité de Protección de Empleo de California. Vamos, de serie de ficción.

La propuesta en sí.

La campaña para aprobar la Ley de Privacidad del Consumidor de California es financiada casi en su totalidad por el desarrollador inmobiliario del Área de la Bahía, Alastair Mactaggart. Hasta la fecha, Mactaggart ha gastado más de $3 millones de dólares en la campaña. Él argumenta que, en la industria de datos personales “hay tanto dinero y corporaciones muy poderosas que realmente tienen un inmenso interés en hacer negocios como siempre y sin tener regulaciones”.

California
Alastair Mactaggart, propulsor de la ley

Comenzó a trabajar en la iniciativa hace unos cuatro años. Tras haber escuchado a un ingeniero de Google decir que el público se asustaría al saber cuánta información tiene la compañía sobre los consumidores.

No sólo se oponen las empresas tecnológicas.

La legislación propuesta requiere que las empresas sean obligadas a ofrecer a los usuarios la opción de optar por no vender su información al mejor postor. Teniéndoles que pedir permiso y sabiendo de antemano cuál será la respuesta. Como es lógico, esto no sería un buen augurio para las fuentes de ingresos de muchas empresas tecnológicas. De hecho, están invirtiendo mucho para asegurarse que la ley no fructifere.

California
Steven Maviglio

Steven Maviglio calificó el acto de privacidad como “defectuoso”. Señalando que, “si bien los gigantes tecnológicos se oponen a la legislación, no son los únicos”. “Las entidades de ahorro y crédito, los supermercados y los fabricantes de automóviles se encuentran entre las muchas incorporaciones recientes a la coalición y son la parte superior del iceberg”.

Maviglio es un consultor político y fundador y presidente de Forza Communications. Una empresa de asuntos públicos y campaña con sede en Sacramento, California.

Mientras tanto en España tenemos a LaLiga escuchando nuestros teléfonos para convertirnos en detectives privados sin cobrar.

Las empresas reaccionan y se pronuncian.

Un representante de Amazon se manifestó ante The Verge. “Si bien es cierto que compartimos el objetivo general de la iniciativa de proteger la privacidad del consumidor; nos preocupan los requisitos inmanejables que obstaculizarían nuestra capacidad de innovar en nombre de nuestros clientes”. Asentó.

Mactaggart dice que él y su campaña “rechazan por completo” la idea de que la medida dañaría los intereses comerciales. Según él, “los modelos comerciales como la publicidad dirigida aún serían factibles”.

California
Los datos que se venden

Microsoft se hizo eco de esta situación: “la privacidad es un derecho humano fundamental. Por eso somos firmes partidarios de GDPR; la nueva regulación de privacidad de Europa. Nos comprometimos a extender los derechos en el corazón de GDPR a todos nuestros clientes en todo el mundo. Creemos que la medida de California podría tener consecuencias imprevistas tanto para las empresas como para los consumidores. Existe una mejor manera de otorgar a los consumidores los derechos de privacidad que merecen”.

A debate en California llegará.

A pesar de los esfuerzos en contra de la legislación; la Ley de California para la Privacidad del Consumidor ya ha recopilado la cantidad necesaria de firmas necesarias para aparecer en la votación de noviembre.

Y aquí, la única que se salva es Apple. Compañía que no trafica con nuestros datos y pone tanta seguridad que vuelve loco hasta al propio FBI.

La iniciativa presentó recientemente 600.000 firmas sin verificar para calificar para un lugar en la boleta de noviembre. El estado actualmente está clasificando esas firmas para determinar si hay 366.000 legítimas. Umbral requerido para una votación.

Esto no significa que se firme como ley sino que al menos estará en debate. Estamos seguros de que aún hay mucho drama por llegar.