Elon Musk desde que creó su compañía ha querido cambiar la visión de cómo debe ser el transporte. Desde la tecnología que envolvería al coche, hasta toda la responsabilidad social que tenía que ir implícita en la fabricación y en el propio consumo del vehículo. Pero al final la conducción autónoma en Estados Unidos para con Tesla puede no irle demasiado bien.

Estados Unidos es el país del mundo más evolucionado, en lo que regulaciones sobre conducción autónoma se refiere, que existe. En la Unión Europea existe una regulación mucho más estricta y que quizás sea la más inteligente para salvaguardar las vidas de la gente. Y es la regulación que parece que podrían haber elegido las administraciones estadounidenses.

Tesla actualiza sus coches demasiado.

Lo bueno que tiene comprarte un coche de Tesla es que al final es como un enorme smartphone, u ordenador, con cuatro ruedas y uno o dos motores que lo hacen moverse. Puede parecer una frivolidad decir esto cuando estamos acostumbrados y acostumbradas a los vehículos tradicionales pero es así.

Tesla actualiza el software de sus vehículos de manera constante. Es por eso que es capaz de mejor la autonomía, de solucionar fallos, de dar mejores capacidades a su conducción o de incluso mejorar la potencia tras hacer un simple clic en la pantalla del coche o en la aplicación móvil que lo controla. Pero esta última actualización en la conducción autónoma de Tesla no ha gustado mucho a Estados Unidos.

Conducción autónoma Tesla Estados Unidos
Crédito de la imagen | Steve Jurvetson a través de Flickr.

La última actualización lanzada hace unos días (V10) incluía una nueva función. Ya el vehículo era capaz que a través de la aplicación pudiese moverse hacia adelante y hacia atrás en línea recta desde el apartado ‘Summon’ de la aplicación del móvil. Ahora, los de Elon Musk han querido ir un paso más allá. Ahora se puede invocar la función ‘Smart Summon’. Esta función hace capaz al vehículo de salir de donde esté aparcado para ir a buscarte.

Esta función ha sido probada por muchas personas grabándolo y subiéndolo a la red. La cuestión es que Tesla ya avisaba que esta función se encontraba en fase beta y que debía ser utilizada en lugares privados. Pero claro, el parking de un centro comercial es un lugar privado, al menos en España. Y claro, los accidentes fueron bastantes.

La conducción autónoma de Tesla no ha sido del agrado de Estados Unidos.

La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras de los Estados Unidos de América (NHTSA), lo que en España sería como la DGT, comunicó que iban a estar recopilando toda la información existente para comenzar a abrir una investigación contra Tesla que pudiese llevarse ante los tribunales.

Y es que claro, si la función ‘Smart Summon’ de Tesla se encuentra en fase beta; lo menos inteligente es lanzarla de manera comercial. Esto no es una beta de un sistema operativo de un smartphone que si falla no pasa nada. Es una beta de un coche que puede ocasionar grandes lesiones y atenta de manera directa a la seguridad de la ciudadanía.

Eso sí, Tesla comenta en todo momento que “usted sigue siendo el responsable del vehículo. Debe vigilar el coche y sus alrededores y mantenerlo dentro de su línea de visión; ya que es posible que no detecte todos los obstáculos que se le presenten”. Pero claro, el que ‘Smart Summon’ se haya utilizado ya más de medio millón de veces, le ayuda a mejorar el sistema. Eso sí, poniendo en peligro a la gente. Algo que, es evidente, no estaría entre los planes de Musk.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO