En las ciudades de hoy en día la movilidad urbana es un factor vital para el correcto funcionamiento económico. Miles de millones de personas utilizan día a día el transporte público para desplazarse a sus respectivos trabajos o simplemente por ocio. Por ello, cada vez más, los gobiernos quieren reducir las emisiones mediante la introducción de autobuses eléctricos o propulsados por hidrógeno. En este caso, hemos conocido que Málaga tiene en fase de pruebas unos autobuses eléctricos que se cargan directamente del suelo.

Una especie de “carga inalámbrica” para el transporte urbano

Cuando pensamos en transporte público, nos vienen a la mente el metro, los trenes de Renfe, los autobuses públicos y los tranvías. Todas las ciudades tienen estos servicios a disposición de los habitantes para que dejen el coche en casa y así poder reducir la contaminación. Pues actualmente con la llegada de los motores eléctricos, esta contaminación se podría reducir aún más pero para ello, se debe de lograr no alterar los recorridos ni los horarios.

Para no alterar ninguno de los dos factores anteriores, la Empresa Malagueña de Transportes ha puesto a prueba varios autobuses eléctricos junto a la ayuda de Endesa, Alstom y Mansel. El proyecto consiste en aprovechar las paradas de los autobuses para ir recargando las baterías mediante una especie de sistema de “carga inalámbrica”.

autobuses eléctricos

Detalles de la prueba

Concretamente, estos autobuses eléctricos han sido puestos a prueba en la línea L. Esta pasa cerca del campus universitario y es una zona no muy poblada para en caso de fallo, afectar al menor número de personas posible. La travesía se completa en unos 12 minutos dependiendo del tráfico y por ahora, no han presentado ningún fallo.

Es cierto que en otras ciudades ya existen autobuses eléctricos pero estos al final de la ruta deben de volver y ser sustituidos por otros ya que necesitan recargar sus baterías. En cambio, los autobuses puestos aprueba, en cada parada tiene la posibilidad de cargarse.

sistema de carga
Sistema de carga para los autobuses en pruebas.

¿Cómo funciona el sistema de carga?

Al llegar el autobús a la parada, un conjunto de tres brazos mecánicos aparecen del autobús y se conectan a las placas metálicas del suelo. Éste tipo de carga es parecida a la carga inalámbrica presente en los teléfonos móviles pero a gran escala. Eso sí, es super rápida; ya que el autobús no puede pasar mucho tiempo parado. En el siguiente vídeo podéis ver cómo funciona el sistema para haceros una mejor idea.

Plataforma de carga para los autobuses eléctricos en pruebas.

Una ventaja del sistema de carga utilizado es que tampoco se perjudica al ambiente urbano. ¡Nada de postes con cables como los trenes y tranvías! ¿Y esto qué quiere decir? Pues que no requiere de grandes obras. A su vez, tampoco se perjudica a la movilidad de las calles ya que se sitúa bajo el pavimento. ¿Qué os parece esta iniciativa de EMT?

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología. Puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más. ¡No damos mucho la brasa!


CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO