El mundo tecnológico es bastante extraño, por lo menos lo parece para los distintos ministerios de las haciendas públicas los países. Ningún país europeo estaba preparado para enfrentarse a las grandes empresas tecnológicas. Por eso comienzan por lanzar el GAFA Tax desde Francia, para así engordar las arcas públicas de dinero que antes ‘evadían’.

Y es que lo que hacían las empresas que ahora tendrán que pagar el GAFA Tax es crear otras sociedades en los países y hacer parecer que eran más pequeñas de lo que realmente son. De esta manera sus ingresos eran inferiores y tributaban mucho menos dinero de lo que realmente deberían. Esta es una de las razones por las que se han convertido en empresas tan poderosas.Desde el Ministerio de Economía de Francia, liderado por Bruno Le Maire, han dado el pistoletazo de salida al GAFA Tax. Este es un impuesto que estaba siendo planeado y planteado desde la Unión Europea. Desde la Comisión están suficientemente ocupados con la salida del Reino Unido de la Unión; por lo que todo esto se está retrasando y Francia no quería que siguiese pasando el tiempo. El también conocido como “Impuesto Google”GAFA Tax

España también se sumará al GAFA Tax dentro de muy poco.

Esta nomenclatura viene de unir las primeras letras de las cuatro empresas más grandes. Google, Amazon, Facebook y Apple. Evidentemente no solo les afectará a ellos, sino que se incluirán a compañías como Uber o AirBnb; además de las filiales de todas esas grandes compañías. Tales como Instagram, Lime, etc… Aunque luego esto siempre recae sobre quienes consumimos la marca

Ya España quiso incluir este impuesto pero con el cambio de gobierno, todo ha quedado en una paralización que se ha alargado más de lo debido. Aunque Inés María Bardón, la actual secretaria de Estado de Hacienda, quería sumarse a esta acción. “España será el primer país de la Unión Europea en aplicar el impuesto a las compañías tecnológicas”. Pero al final no, Francia se ha adelantado y aplicará el impuesto tecnológico a partir del 1 de enero de 2.019.

El impuesto sobre las compañías tecnológicas tiene un planteamiento en España de tener que pagar un 3% sobre la facturación que tuviese la compañía. Todos estos por los servicios en línea o digitales que prestasen. Eso sí, todo sobre unos requisitos. Como mínimo debería tener una facturación de mínimo de 750 millones de euros en todo el mundo. Y al menos 3 millones de euros en España.

impuesto Google en España GAFA TaxDe esta manera se endurece un poco más la vara de medir que la que tenía el anterior gobierno español. El cual prevé que se recauden cerca de 1.200 millones de euros en el primer año de implantación del GAFA Tax.

Los países del norte no quieren entrar en este juego.

Parece ser que en los países escandinavos no quieren aplicar este tipo de impuesto tecnológico a las grandes empresas. Algo muy parecido a lo que le sucedía a Irlanda quien defendió a Apple ante su propio tribunal de justicia. Esto está haciendo que existan diferencias y ‘enfrentamientos’ entre los países europeos.

Algunos, como Alemania, creen que son excesivos, y otros como los nórdicos no quieren implementarlos. Esto quizás podría hacer que quienes quieran crearlo, lo hagan dentro de su sistema fiscal nacional. El problema comenzaría si esas empresas dejasen de operar en esos países como método de presión.

¿Conoces nuestras redes sociales?


Incluso puedes estar al día en nuestro canal de Telegram.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO