Google ha comenzado a ponerse seria para con quienes quieren tener su sistema operativo en sus smartphones y/o tablets. Es por eso por lo que ha comenzado a entrar a controlar más allá del software. Google ahora controla el hardware que lleven los smartphones si quieren tener Android de forma oficial con los servicios de Google.

Esto es algo que la compañía de Mountain View ha hecho oficial. Y es que Google estaba comenzando a cansarse de tener que depender de hacer un sistema operativo que fuese compatible con los fabricantes de dispositivos móviles y de chips. Esto le hacía perder mucho tiempo y, por ende, mucho dinero. Hasta que llegó a crear dos proyectos para evitar todo esto.

Google controla el hardware desde hace algunos años.

Cuando Google lanzaba una nueva versión de sistema operativo, el trabajo que había detrás no se lo podía imaginar ni siquiera mucho de los fabricantes. Primero tenía que hacerle llegar el sistema operativo a las compañías fabricantes de procesadores; como Samsung, Huawei, Qualcomm y MediaTek. Una vez lo recibían, éstas tenían que modificarlo para hacerlos compatibles con sus propios procesadores.

Esto era así hasta que Google dijo que se acababa de depender de terceros. Y es por eso que llegó Project Trebel. Una arquitectura introducida en Android 8 Oreo. Esta arquitectura hacía que los fabricantes de procesadores pudiesen modificar el sistema pero fuera del núcleo central en el que estaba Android. Esto hacía que si Qualcomm quería hacer una modificación, tenía que esperar a que, por ejemplo, Samsung hiciese la suya y se implementasen. Ya no, a partir de Android 8, esto se podía hacer por separado.

Esto consiguió que Android no tuviese la misma experiencia en el fondo si utilizamos un dispositivo con un procesador Qualcomm a uno con procesador Huawei. Pero claro, la seguridad aquí se podía perder también y es por eso que Google obligó a incluir los parches de seguridad a todos los fabricantes. Y ahora con Android 10, hemos llegado a Project Mainline que va un paso más allá y si antes se olvidaba de los fabricantes de procesadores, ahora se olvida de los fabricantes de smartphones en general.

Google obliga a llevar Android 10 y USB tipo C

Cuando Google dice que controla el hardware lo controla hasta límites insospechados. Por un lado, aquellos smartphones que quieran obtener la certificación después del 1 de febrero de 2.020, deberán incluir Android 10 sí o sí. No hay opción a incluir otras versiones a no ser que la empresa elija tener AOSP como ha hecho Huawei con la serie Mate 30.

Google controla hardware

Eso sí, será posible ver dispositivos lanzados después de esa fecha con Android 9 de manera oficial. Y es que para conseguir este tipo de certificados, lleva bastante tiempo y quizás quede algún rescoldo por ahí con una versión inferior para los nuevos dispositivos presentados.

Además, Google obligará a incluir USB tipo C en los dispositivos que quieran tener la certificación de Android 10 en adelante. Esto se realizará para poder tener una mejor transferencia de datos, de carga y para homogeneizar el mercado para que para la persona usuaria sea mucho más sencillo. Y no solo eso, sino que Google pide que los fabricantes garanticen que los cables incluidos en las cajas, sean compatibles con su carga rápida Power Delivery.

Si quieres un teléfono gaming, Google también controla este hardware.

El auge de los smartphones enfocados a la jugabilidad ha sido brutal en los últimos tiempos. Es por eso por lo que Google no quiere que afecte a su sistema operativo. Por lo que ahora las empresas que quieran incluir este tipo de dispositivos, deberán proporcionar las APIs gráficas actualizadas y una GPU moderna y de alto rendimiento.

Google quiere que desconectes pero con sus aplicaciones.

Google lanzó en su momento la aplicación “Bienestar Digital” para que las personas puedan controlar el tiempo de uso de sus smartphones y no comiencen a crear la adicción que han comenzado a experimentarse en muchas ocasiones. Pero claro, Google no es la única que lo ha hecho y hay otras empresas que también lo hace y es por eso que los de Mountain View han puestos unos mínimos.

Si la empresa fabricante del dispositivo incluye su propio sistema de bienestar digital; como mínimo deberá ofrecer al usuario el tiempo de encendido de la pantalla, el número de veces que ha desbloqueado el dispositivo y una cuantificación de las notificaciones recibidas. Todo esto mediante se deberá mostrar mediante unas estadísticas desglosables por tiempo y aplicación.

Google controla hardware

Además, también se obligará a las compañías a incluir ciertas aplicaciones. Motivo por el cual, recibió una de las mayores multas por monopolio en la Unión Europea y por la que parece no haber aprendido la lección. Y es que los dispositivos deberán incluir la tienda de Google, como es obvio, su buscador y navegador, Google Drive, el correo propietario, sus mapas, su aplicación de almacenamiento de fotografías y vídeos, Google Play Movies y las filiales YouTube y YouTube Music; haciendo que esta última sustituya a Google Play Music.

También, cualquier dispositivo que haya sido certificado para incluir Android 10, deberá ser capaz de conectarse a Android Auto en el momento que se conecte al vehículo. Pero ahora de una manera más rápida y eficiente. No se necesitará tener la aplicación instalada ni mucho menos. Al conectarse al vehículo, el teléfono lo reconocerá y lanzará Android Auto de manera automática al sistema del vehículo.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO