Lo cierto es que muchos medios de comunicación llevamos mucho tiempo diciendo que el sistema operativo de Huawei sería el sustituto de Android; de entre los que me incluyo. Pero es cierto que no es ningún sustituto. Básicamente porque HarmonyOS no sustituiría a Android en otros dispositivos, lo sustituiría sólo en los dispositivos de la casa Huawei y sería un competidor más.

Teniendo en cuenta que la tecnológica china se encuentra en el segundo puesto de fabricante de dispositivos móviles inteligentes, juega con una de las mejores bazas para que la comunidad desarrolladora se interese por su sistema. Y no solo por eso, sino por muchas más cuestiones cuantitativas y cualitativas que otorga Huawei al mercado.

Como siempre, Estados Unidos despierta a otra bestia que no tenía en consideración.

Todo el problema que acontece a la compañía desde la declaración de emergencia nacional viene acometida por la tozudez del máximo responsable de la administración estadounidense. Según Donald Trump, Huawei espía al mundo para otorgar esa información al gobierno chino. Acusaciones de las que jamás se ha mostrado ningún tipo de prueba. Ni siquiera sus propios agentes de inteligencia.

Y por esto, Huawei se creció y se hizo grande en estos últimos meses. Ha demostrado que tiene a todo el equipo que ellos quieran trabajando para hacer que la empresa no caiga por culpa de un chiringuito que se han montado unos cuantos.

Cientos fueron las empresas que dieron la espalda a Huawei por ser las grandes tecnológicas que provén de elementos al resto de fabricantes. Pero claro, la gran mayoría o son estadounidenses o tienen relaciones demasiado estrechas con Estados Unidos como para jugársela.

Eso sí, todo esto demostró cómo es la sociedad humana y en lo que se ha convertido. La historia siempre la escribieron los ganadores y Estados Unidos siempre ha ganado en todo. Lo que no saben es que cuando algo funciona en China, al traerlo al viejo continente, suele venir con bastante aceptación. Sobre todo cuando es algo nuevo y nos descansa de lo viejo, de lo rancio.

HarmonyOS no sustituiría a Android porque HarmonyOS es mucho más que Android.

Mientras que Google no para de investigar en cómo poder integrarse en multiplataforma con su sistema operativo; ha estado jugando con Android y con Google Fuchsia hasta que un día pareció que Fuchsia iba a ser su sistema operativo para el Internet de las Cosas.

Por lo que Huawei decidió nombrar a todo por igual y hacerlo mucho más fácil de entender para las personas usuarias. Es cierto que es más fácil hacerle entender a una persona que su Smartphone funciona con HarmonyOS igual que su televisor inteligente o smartwatch; que decirle que su Smartphone funciona con iOS, la televisión con TvOS y su smartwatch con WatchOS, por ejemplo.

Logo de HarmonyOS, el sistema operativo de Huawei que no sustituiría a Android porque quiere más competir contra él.

Esto haría que HarmonyOS fuese más competitivo que Android y además llevaría una estrategia de marketing mucho más fuerte hacia la comunidad desarrolladora que es la que se debería de encargar de desarrollar las aplicaciones para el sistema operativo chino. Algo que parece que no están muy por la labor. Porque sí, la AppGallery que utiliza Huawei tiene millones de aplicaciones pero los importantes no terminan de querer trabajar un poco más.

Si los desarrolladores no trabajan con HarmonyOS, van a acabar con el mismo problema que Huawei.

Si Huawei ha tenido este problema de perder a su último buque insignia, el Huawei Mate 30 que se presentó sin las aplicaciones ni los servicios de Google y que parecía que les daba igual pero que en su presentación tampoco se hizo mucho hincapié en ello excepto cuando se nos hablaba a la prensa para facilitarnos nuestro trabajo tras la presentación, imaginaos lo que le puede pasar al resto de aplicaciones que viven del bipolio estadounidense actual.

Por un lado, Android tiene una cuota de mercado del 76 por ciento de los dispositivos inteligentes. Y el que le sigue es Apple con un ‘irrisorio’ 22% incapaz de superarle. En el otro dos por ciento, están el resto de sistemas que, o bien no han tenido éxito o son soluciones para empresas.

Logo de Android Pie, un pequeño androide verde con un trozo de una típica tarta americana de frutos rojos.

Esto hace que las aplicaciones dependan de Google y Apple en casi su totalidad. Dos empresas estadounidenses que si en algún momento se le vuelve a torcer un cable a algún administrador(a), esos desarrolladores pueden sufrir peores consecuencias que Huawei. Porque recordemos que Huawei estuvo trabajando en su propio sistema operativo muchísimo tiempo con visión a que algo así pudiera ocurrir. Y donde además, la tecnóloga china tiene muchos más modelos de negocios que la electrónica de consumo.

Por lo que lo lógico sería que los grandes desarrolladores de aplicaciones, de aquellas más descargadas por los usuarios. Según Sensor Tower, las aplicaciones más descargadas son WhatsApp, Messenger, TikTok, Facebook e Instagram. Todas ellas superando los 100 millones de descargas en sólo el primer trimestre de 2.019. Donde la única que ha apostado por estar en la AppGallery es TikTok.

Google tiene a más enemigos en casa.

HarmonyOS no sustituiría a Android, eso lo sabemos todos pero lo que sí haría sería quitarle cuota de mercado a la filial de Alphabet. Algo que no le gustaría para nada a Google pero que sí quizás le haría un poco más feliz a Elizabeth Warren o a Margrethe Vestager, quienes desde Estados Unidos y la Unión Europea, respectivamente, están trabajando muy fuertemente contra los monopolios creados por las grandes tecnológicas.

Pero con lo que no ha contado Donald Trump es que Huawei ha estado en su casa muchísimo tiempo. Conoce absolutamente todos los entresijos que abordan a una de las grandes empresas que hacen crecer a su país. Por lo que sabe cómo podría quitarle parte del pastel. Porque aunque Google no reciba grandes cantidades por los dispositivos que fabrica; sí que recibe cantidades ingentes de dinero por aquellos dispositivos que se venden con el sistema operativo Android.

Logos de Qualcomm, Intel, WiFi Alliance y Google apuntando con espadas al logo de Huawei con el logo de la Casa Blanca encima del logo de Huawei.

Google no cobraba por montar los Google Mobile Services ni la Play Store en los dispositivos. Sólo hacía que los fabricantes instalasen ciertas aplicaciones como el correo, los mapas, la búsqueda y el navegador para tener Android en los dispositivos. Esta fue una de las razones por la que la Unión Europea multó a Google por monopolio con una cantidad jamás vista.

Tras esta multa, Google apeló a sabiendas que iban a perder y anteponiendo el pago de la multa por si finalmente perdiese y tuviese que pagar más por intereses de demora. Algo que hizo cobrar a los fabricantes por integrar Android en los dispositivos que se vendiesen en la Unión Europea. Ya que antes no cobraban porque sabían que la recopilación de datos de las personas usuarias valía mucho dinero a la hora de vendérsela a los anunciantes. Pero ahora ese margen bajaría para recuperar ese dinero y eso no gustó a Alphabet.

HarmonyOS se adaptaría mejor en los mercados emergentes.

Por lo que con todo este tipo de información, Huawei tendría ventaja para hacer que su sistema operativo funcionase. Tiene la capacidad suficiente de realizar aplicaciones sustitutas y que compitan por completo. Incluso Google vería un negocio redondo. Podrían, y esto son suposiciones, dejar que sus aplicaciones se descargasen en cualquier sistema operativo para así integrarse en HarmonyOS sin tener que firmar ningún acuerdo comercial con los chinos. Pero recordemos que no todo en la vida es Google y Apple lleva muchos años viviendo sin obligar a sus usuarios/as a utilizar los servicios de Google.

Imagen de archivo con un ordenador y unos papeles con estadísticas e infografía.
Crédito de la imagen | Lukas a través de Pexels.

Además, los mercados emergentes son aquellos con los que son más complicados de trabajar. Es mucho más caro realizar apuestas dado su bajo rendimiento y rentabilidad. Es donde más podría luchar Huawei con HarmonyOS para llevar sus dispositivos de entrada allí. Además de trabajar con con la conectividad a través de sus propias antenas. Por lo que toda la tecnología estaría mucho mejor integrada que en cualquier otro dispositivo. Su propia conectividad (a través de las antenas), su propio sistema operativo (su software), su propio hardware (procesadores)…

Cada vez son más las personas que quieren tener integrados distintos dispositivos en sus casas. Algo que cada vez es más difícil porque cada uno utiliza su propia tecnología y parece querer vetar al resto porque nunca ven a la competencia como algo positivo. Esta podría ser otra de las estrategias de Huawei para integrar HarmonyOS en más dispositivos o tener la capacidad de conectarse en ellos de manera mucho más sencilla.

”Si la estrategia de Huawei pasa por convertir Harmony OS en un estándar de comunicación que permita a dos aparatos diferentes y conectados entenderse e interactuar entre sí, estaríamos hablando de un hueco de mercado que aún no está cubierto con las actuales soluciones”, dice un analista de IDC. Y es justo esto lo que más se busca a la hora de rentabilizar cualquier tipo de negocio.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO