Lo cierto es que cuando una empresa empieza a fabricar de todo, no sabes hasta qué punto es beneficioso para la misma. En el caso de Huawei, te montan desde las antenas que hacen que podamos tener conectividad, pasando por el propio router que se conecta a esas antenas hasta los dispositivos móviles y ordenadores. Cuando una empresa hace tantas cosas, su espectro comercial es gigantesco. Por un lado, es bueno como demuestra su Huawei MateBook D pero por otro, deja de especializarse y eso haría que su mercado también se cerrase.

Está claro que este tipo de empresas son capaces de hacer de absolutamente todo sin despeinarse y así lo han ido demostrando día tras día después de que Trump le haya hecho la vida imposible desde hace casi un año. Menos tiempo es el que llevo yo utilizando este ordenador de la compañía china pero la verdad es que en mi caso, la era post-pc se ha convertido en la era post-tablet.

Quienes nos seguís desde hace muchísimo tiempo, sabéis que yo siempre he utilizado el iPad para todo. El problema reside en su sistema operativo. Pese a la gran actualización de iPadOS que ha hecho que sea más ordenador que antes; no le han acompañado lo que de verdad hubiera sacado partido a esa capa de personalización.

Huawei MateBook D

Esa compañía son las aplicaciones completas desarrolladas para pantallas táctiles y sistemas móviles. Y gente como yo que estudiamos, en mi caso, Marketing, con el iPad no podemos llevar el trabajo al completo por complicaciones de diseño o de manejo de ciertas aplicaciones.

El Huawei MateBook D no se te va a despeinar en ningún momento.

A la gente de Marketing parece que nos gusta quitarle el trabajo a la gente de Diseño pero no, es que por desgracia nos obligan a hacer este tipo de cosas. Pero eso es otro debate completamente distinto. El que nos concierne a nosotros y a nosotras es cómo funciona este Huawei MateBook D para trabajos complejos y que necesita tirar de prestaciones.

Este ordenador monta el Intel Core i7 de 8ª generación en su modelo 8550U. Un chip archiconocido por absolutamente todas las marcas que han hecho ordenadores de gama alta desde hace 3 años hasta ahora. Parece que la octava generación no nos la vamos a quitar de encima jamás.

Huawei MateBook D

Y es normal, es una generación con unos chips lo suficientemente fluidos y que trabajan más que bien; capaces de contenerles el precio a los ordenadores para no convertirnos en una Apple 2. De acompañamiento, le siguen 8GB de memoria RAM con 256GB de almacenamiento interno en un disco duro SSD y dos tarjetas gráficas, la Intel UHD 650 integrada y la Nvidia GeForce MX150. Una bestia capacitada para lo que le echen.

Eso sí, mi consejo es que le compréis un disco duro externo a cualquier ordenador con un SSD menor a los 512GB de almacenamiento interno. El SSD es lo mejor que te puede pasar, era la primera vez que tenía un ordenador con un disco duro así y he comprobado que ese extra de rapidez a la hora de encender o arrancar cualquier programa instalado en él, es una gozada. Sí, lo sé, llego muy tarde.

¿Seré capaz de utilizar el ordenador para todo?

Si en Huawei estaban pensando en eso para el MateBook D, la verdad es que han acertado de pleno. Yo he conseguido diseñar en 2D y en 3D, renderizarlo, utilizar la suite de Adobe y, como no podía ser menos, el paquete Office completo y no ha sufrido en ningún momento. Sí ha tenido momentos de calentura pero algo normal en ordenadores portátiles que no cuentan con una refrigeración absoluta ya que realmente este tipo de ordenadores, en principio, no están pensados para esto aunque sean capaces de manejarlo.

Y como con el SSD, para cualquier ordenador portátil, también te recomendaría la compra de una buena base refrigeradora que funcione más allá de las 1800 revoluciones por minuto. Y no por nada, es que mantener el ordenador frío hará que le alargues la vida útil a todos sus componentes; y además tu postura a la hora de utilizarlo será más ergonómica y tus gastos en componentes y visitas médicas se reducirán bastante.

Por lo que sí, serás capaz de usar el ordenador para todo lo que le eches y durante bastante tiempo. El tiempo de duración de la batería en un ordenador es algo completamente subjetivo. Y es que depende del uso que le estés dando. La referencia siempre está en los MacBooks pero esa referencia acaba cuando pones el ordenador de Apple a editar vídeos y a renderizarlo. Ahí la batería se desploma considerablemente, como en cualquier ordenador portátil y como en este Huawei MateBook D.

El condenado es bonito de narices.

El diseño utilizado por los chinos no ha podido estar mejor implementado. Un recorrido de las teclas lo suficientemente largo como para teclear en la tecla y saber que le has dado. La separación es perfecta para escribir y el tamaño también. Y es justo ese tamaño grande de las teclas que han hecho hacerle prescindir del teclado numérico al que he extrañado bastante. Aunque cuando no lo tienes, te acostumbras a no tenerlo.

Aunque el equipo de diseño de la compañía cantonesa podría haber aprovechado mejor el espacio del trackpad. Y es que aunque es bastante grande, algo más grande se hubiera agradecido. O quizás lo hubiese agradecido yo que tengo unas manos que parecen un manojo de morcillas de Burgos. Para unas manos más finas o pequeñas, es un tamaño perfecto. Pero oye, caballo grande, ande o no ande, ¿no?

trackpad Huawei MateBook D

Este Huawei MateBook D también cuenta con sensores de gestos en su trackpad. Estas funciones hacen que dependiendo de los dedos que pongas, en qué posición y qué movimientos hagas sobre él, hará un recorrido hacia arriba o hacia abajo, cambiará entre aplicaciones, irá hacia atrás o hacia adelante… detalles que hacen que tu productividad aumente al ser mucho más eficiente.

Huawei ha decidido prescindir de las funciones ‘Hello’ de Microsoft.

En este caso, el Huawei MateBook D no cuenta con ningún método de reconocimiento biométrico para el desbloqueo del mismo. Esto quiere decir que su botón de encendido no es un sensor de reconocimiento de huella y su cámara delantera con resolución HD tampoco es capaz de reconocerte facialmente para desbloquear el dispositivo. Por lo que deberás desbloquearlo a la antigua usanza, a través de un pin numérico o una contraseña alfanumérica.

Esto sí ha cambiado en su sucesor que sí cuenta con un sensor de huellas. Pero lo cierto es que tampoco es sumamente necesario. Al final el ordenador no se desbloquea tantas veces como un dispositivo móvil aunque son funciones que marcan la diferencia.

La experiencia multimedia es otra de las claves.

Podríamos creer que este tipo de ordenadores tampoco está tan capacitado para poder disfrutar de contenido multimedia. Pero no, no es así. Por un lado, en esta versión, contamos con un panel IPS en resolución FullHD con un tamaño de 15,6 pulgadas. El tamaño perfecto tanto para trabajar como para ver películas, series o vídeos de nuestro gusto. Además, cuenta con un exponente que intensifica todo esto.

Y es que, hay ordenadores que se ven genial gracias a sus paneles pero dejan absolutamente de lado la experiencia sonora. En este ordenador no es así ya que han querido incluir la tecnología de Dolby Atmos con perfiles predefinidos para según qué estemos haciendo con el Huawei MateBook D. Y lo cierto es que se nota y se agradece. Se escucha como muchos otros quisieran y no tiene nada que envidiarle a aquellos que solo se obcecan en que solo hay un líder en ordenadores y no existe nada más.

Mis 6 meses con este ordenador han hecho que mi productividad sea gigantesca, que tenga más ganas de trabajar y de estudiar y que en mis momentos de ocio sean bastante agradables. Es cierto que no tenemos unos altavoces firmados por una gran compañía, como me sucedió con el Asus Zenbook 15 que montaba unos altavoces de Harman/Kardon, y a no ser que vengas de algo así, no notarás que sean de calidad inferior porque lo cierto es que no lo son.

¿Las marcas tradicionales deberían tener miedo de las marcas “de móviles”?

Pues quizás sí deberían tener un poco de miedo. Y es que una gran baza que tienen este tipo de marcas que vienen del mundo de la fabricación de dispositivos móviles es que saben qué necesita la gente para tener una gran experiencia usando cualquier dispositivo.

Es cierto que unos usuarios no son iguales que otros, e incluso el comportamiento de un mismo usuario en un lugar no es el mismo que en otro. Pero hay más del sector móvil que del de ordenadores.

Ahora que estamos acostumbrados a hacer siempre videollamadas con el móvil y más en la época en la que nos encontramos ahora mismo, cuando pasamos a un ordenador, muchas veces nos dan ganas de tirarlo por la ventana por la calidad de su cámara delantera.

En esta ocasión, lo cierto es que la calidad de las videollamadas de este ordenador es bastante espectacular, tanto por su cámara como por el micrófono. Y no es que lleve unos grandes componentes, es que el software hace el trabajo muy bien para que no exista ruido en la imagen. Aunque esto también depende de tu conexión para que el resto te pueda ver con la mejor calidad posible.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO