Europa cobrará de más a 150 empresas para sufragar los Estados de Bienestar

Compartir

La era tecnológica y el siglo XXI ha dejado obsoleta muchas cosas. En esta ocasión ha sido a todo un sistema económico construido alrededor del viejo continente; y a su afán de creación de los Estados Unidos de Europa. La Unión Europea ha resuelto entreverar el ‘Impuesto Google. Gracias a la gran ineficacia de resolución económica no se les ha ocurrido otra genial idea que: por la imposibilidad de coordinarse en la imposición directa (sobre beneficios) nos lleva a la propuesta de un nuevo impuesto indirecto (sobre las ventas) del 3 por ciento de los ingresos de empresas digitales que facturen más de 750 millones; y más de 50 millones en Europa. Según la Comisión, este impuesto podría suponer una recaudación de unos 5.000 millones de euros anuales para las arcas públicas.

El Partido Popular (PP) pacta con el Partido Nacionalista Vasco (PNV) la subida de las pensiones.

El Gobierno de España ha decidido adelantar la propuesta de Ley de Europa. Para comenzar a interponer un impuesto a la empresa de la gran G. Y no sólo a Google, perteneciente a la empresa matriz Alphabet Inc. sino a todas las digitales. “Nuestra idea es presentarlo cuanto antes y que tenga efectos también en 2019 y sucesivamente” dijo Román Escolano. Ministro de Economía de España. En la rueda de prensa posterior al consejo de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) celebrado en Sofía.

Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno de España, con Íñigo Urkullu, lendakari del País Vasco.

España se suma al grupo de principales países que ya tienen estas nuevas figuras y nos parece importante, en el contexto del debate que estamos teniendo, incorporar a nuestra legislación nacional figuras como las que se anunciaron sin que esto signifique que el debate no tenga que seguir”, ha dicho el ministro.

El ‘Impuesto Google’ será provisional.

La Unión Europea no para de fallar leyes para con la digitalización.

El argumento de la Comisión dice que “no es justo que las empresas tradicionales paguen impuestos y las tecnológicas no contribuyan”. Esto es cierto hasta un límite. Y es que las empresas tecnológicas no contribuyen como deben, pero de ahí no se deduce que la solución sea que paguen un impuesto sobre su facturación. Si las empresas no pagan lo que deben es porque algunos Estados miembros no están dispuestos a coordinarse. Esto se refiere a que desde la Comisión Europea se está estudiando la forma de homogeneizar el impuesto de Sociedades. Y mientras lo hacen, han decidido poner este parche.

Fotografía | El País

El Gobierno de España ha sido inteligente y ha hecho uso del ‘mainstream‘ para limpiar un poco su imagen. 58.780 han sido los millones retirados de los fondos reservados de la Seguridad Social española. El Partido Popular ha ido retirando dinero de la hucha donde millones de españoles y españolas cobraban su pensión. Y desde que la marea de pensionistas se alzasen a la calle; esta medida europea les ha servido para hacer un poco de limpieza de imagen. Porque eso de la Sanidad, Educación y Cultura ya está ‘rancio’.

Amazon, Facebook y Apple también tendrán que pagar el ‘Impuesto Google’.

La iniciativa llega a instancias de Francia y de las principales economías (Alemania, España, Italia o el Reino Unido) del bloque. Ya en septiembre pidieron medidas urgentes para acabar con las lagunas en la legislación actual. Estas permiten que mientras las empresas tradicionales pagan de media el 23,2% de impuesto de sociedades, las digitales abonen solo el 9,5%. Las pequeñas empresas y start-up estarían exentas por no llegar al mínimo exigible por la Unión Europea. La C.E. calcula que afectaría a entre 120 y 150 compañías. De las que aproximadamente la mitad serían estadounidenses y un tercio europeas.

Estados miembros de la Unión Europea

Los Estados Miembros deberán votar por unanimidad.

La unanimidad se antoja difícil por la tradicional oposición de países como Irlanda. Sede de buena parte de las grandes empresas extranjeras con presencia en la UE. Al igual que Luxemburgo o Malta donde está medida fiscal podría minar su autonomía tributaria; clave para sus modelos económicos. “No es un impuesto contra los GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple) ni contra Estados Unidos y respeta las reglas de la Organización Mundial del Comercio”. Insistió Pierre Moscovita, Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas en la Comisión Juncker. Quien dijo que transmitió esta idea al secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, durante la reunión del G-20 en Buenos Aires.

Deja un comentario