Cuando hablan de bombillas inteligentes, o que son capaces de cambiarse de color accionándolas con un simple comando de voz a través de cualquier asistente virtual de los que conocemos; las primeras bombillas que se nos vienen a la cabeza suelen ser las Hue de Philips. Y es algo normal, sus esfuerzos en decirnos que es la mejor compañía en esto han sido máximos. Pero yo las he estado probando durante un par de meses y quizás hay más bombo que realidad.

Cabe recalcar que una de las grandes novedades que traen estas bombillas de Philips es su no necesidad de tener un puente instalado en nuestro router. Es decir, para que las bombillas se conecten a nuestra red, se deben conectar a un dispositivo; este dispositivo se conecta al router de la casa y ya manda las órdenes que le dictaminamos a los dispositivos conectados.

Una pareja utilizando la aplicación Hue de Philips

Esta tecnología se denomina Zigbee y es un estándar para el Internet de las Cosas. De esta manera nos ahorramos tener que instalar dispositivos adicionales. Por lo que tan solo necesitaríamos un centro domótico como podría ser el altavoz inteligente que usemos en nuestra casa. Actualmente, esta tecnología la disfrutan los Amazon Echo Show y los Amazon Echo Plus. Pero tampoco es todo oro lo que le rodea a esta tecnología.

El puente ha sido obligatorio en todo momento para las Philips Hue.

En Easy Smart Tech nos apetecía probar las bombillas inteligentes más famosas y que más aceptación han tenido en el mercado. Además, teníamos la oportunidad perfecta ya que podíamos compararlas con su competencia directa en precio. En concreto, las IKEA TRÅDFRI, con las que acabé bastante contento.

Y no solo eso, podíamos probar la tecnología Zigbee al tener en ese momento un Echo Show. Aunque mi expectación acabó bastante rápido cuando intenté conectar las Philips Hue por Zigbee al altavoz para así ahorrarme la pasarela en el router.

Puente Philips Hue

Y nada, no funcionó de ninguna de las maneras. Zigbee es algo así como una conexión Bluetooth que se conecta por esta conectividad y se suponía que ambos dispositivos se reconocerían y se interconectarían. Pero no, esto no sucedió en ningún momento.

Por lo que me puse en contacto con la agencia de comunicación de Amazon España y les pedí que me mandaran el Amazon Echo Plus; otro de sus altavoces inteligentes con conectividad Zigbee. Tras varios intentos de conectar las bombillas Hue, tampoco dieron resultado. Por lo que, o es una manera sumamente complicada que no explican bien cómo se realiza la conexión las propias fabricantes; o es que simplemente nos han vendido la conectividad muy bien pero no funciona como nos esperábamos.

No, Alexa no es capaz de controlar todas las funciones de las Philips Hue.

Con las bombillas de los neerlandeses he estado un total de dos meses. En concreto, una la instalé en mi habitación y la otra en mi baño. Desde la aplicación de Hue eres capaz de destinar cada bombilla a una habitación distinta y su conexión es bastante fácil. De hecho, la propia aplicación también es bastante intuitiva, y menos mal, porque tendrás que echar mano de ella más de lo que te gustaría.

Como he estado comentando, las bombillas las he utilizado en su totalidad con el altavoz y el asistente virtual de Amazon, Echo y Alexa, respectivamente. Y no por capricho sino porque ambas empresas han trabajado en conjunto para comercializar el altavoz como centro domótico y las bombillas como dispositivos inteligentes integrados en nuestras casas.

Alexa en un Amazon Echo Show capaz de controlar las Philips Hue

Aún así, lo máximo que he sido capaz de hacer con la voz es apagar, encender, bajar y subir el brillo de las Philips Hue. No he sido capaz en ningún momento de cambiar los colores de las bombillas inteligentes. Cada vez que he querido cambiarles el color, he tenido que entrar en la aplicación. Afortunadamente, no salgo de tener el color blanco, por lo que tampoco es un impedimento pero sí para quienes quieran cambiarle el color dependiendo del ambiente que se quiera crear en la habitación.

Sí, los interruptores de tu casa siguen funcionando igual.

Esta es una pregunta bastante reiterada cuando las personas quieren cambiar las bombillas de su casa por este tipo de soluciones inteligentes. Porque además de poder controlarlas desde casi cualquier dispositivo conectado; éstas son de tecnología LED y el consumo eléctrico baja significativamente. Por lo que además nos ayuda a ahorrar en nuestra factura mensual de la luz.

Y sí, los interruptores siguen funcionando sin ningún tipo de inconveniente para encender y apagar la luz conectada igual que si fuese una bombilla convencional. Hay que tener en cuenta que éstos solo son suministradores o cortadores de red. Y aunque el interruptor esté en modo suministrador, la bombilla puede estar apagada tras nuestra orden por voz o a través de la aplicación o de rutinas creadas. Y no, no dispara el consumo. De hecho, ayudan a quienes quieren crear un entorno respetuoso con el Medio Ambiente.

Eso sí, un problema que le he encontrado es que cuando apagamos las bombillas con el interruptor y volvemos a encenderlas con ellos; el color de las Philips Hue se cambia de manera automática. Es decir, si las tenías configuradas en un color determinado, al apagarla con el interruptor y volver a encenderla con el mismo, el color en el que las Philips Hue se encenderán será en un amarillo cálido. No recuerda cuál fue su anterior configuración, cosa que sí hacen, por ejemplo, las TRÅDFRI de IKEA.

La intensidad lumínica de las Philips Hue es mucho mejor que las del resto.

Pese a todos los inconvenientes comentados anteriormente, es evidente que estas bombillas inteligentes tienen puntos muy buenos. Y es que la intensidad de la luz es impresionante. Es por ello que suelen ser más costosas de adquirir que el resto. Alumbran mucho más y mejor las habitaciones donde se instalan.

Esto ayuda a mitigar la sensación de fatiga visual para quienes trabajamos con pantallas a diario. Y no solo eso, también a la hora de escribir en papel, realizar cualquier actividad en la habitación, etcétera. Cuanta más luz tengamos, menor cansancio notaremos e incluso una mejora en el estado de ánimo.

¿Para quienes es recomendable las Philips Hue?

Estas bombillas de la empresa neerlandesa son perfectas para quienes no quieran cambiarle el color de las bombillas a través de Alexa. Para quienes no les importe irse a la aplicación a hacer estas gestiones. No es algo incómodo pero se agradecería poder hacerlo por voz. Sobre todo si es el asistente con el que, se suponía, mejor integración existía.

También es perfecta para quienes, además de las cuestiones anteriormente mencionadas, necesiten tener una luminosidad en la habitación, o habitaciones, donde se quieran instalar bastante alta. Son perfectas para, por ejemplo, casas con estilos abiertos; ya que con pocas bombillas, tendríamos toda la zona iluminada sin necesidad de tener muchas bombillas encendidas con distintas lámparas.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

*Este artículo no está patrocinado por ninguna de las marcas mencionadas.

*Las imágenes utilizadas para las bombillas de Philips son las comerciales dada la incapacidad de realizar fotografías recurso de luces al no disponer de la infraestructura necesaria.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO