El Internet y sobre todo las Redes Sociales han tenido un gran impacto en el comportamiento humano, y sobre todo en los hábitos de compra. Los estrategas del Marketing y la Publicidad son muy conscientes de esto y han buscado nuevas formas de llevar sus productos a las masas; valiéndose de estos nuevos paradigmas. Pero ahora, según The Wall Street Journal, los anunciantes ya no caen ante el engaño de los influencers.

influencers instagram

El poder y abuso de los influencers

La idea tras esta tendencia de Marketing es aprovechar a las personas con gran visibilidad en redes sociales e internet para promocionar bienes y servicios. De este modo es más fácil segmentar la población de acuerdo a el estilo del influencer y su público. Se prefiere aquellos influencer que tengan mucho gancho y carisma en el mundo virtual. En Youtube, algunos de ellos cuentan con canales con millones de suscriptores y seguidores.

Esto ha producido el abuso por parte de los influencers que exigen a Restaurantes, Hoteles y similares, sus servicios de manera gratuita a cambio de la «exposición» en redes sociales. En caso de negarse, casi que extorsionan a la empresa con amenazas de reviews negativas. Aunque no es una práctica generalizada, si se han visto casos escandalosos.

Otro de los casos es el de la colombiana Maleja Restrepo, quien promocionó un celular de la marca Huawei y publicó foto en redes sociales con un iPhone; como ya le había ocurrido a Gal Gadot con la misma marca. Ni qué decir de lo que ocurrió con la influencer vegana Yovana Mendoza que apareció en vídeo comiendo pescado destruyendo la imagen que proyectaba en las redes. Es por esto que el mundo de los influencers está lleno de postureo y mentiras.

El costo de las campañas

Según The Wall Street Journal, las empresas les pagan a los influencers desde 200 dólares hasta incluso 500.000 dólares por una publicación en Instagram o un vídeo en YouTube; el valor está sujeto a cambio dependiendo de los seguidores que tengan.

Marketing Online Influencers Instagram

Los anunciantes han puesto la lupa

Una vez que los anunciantes empiezan a estudiar los resultados de sus campañas de marketing, han empezado a notar algunas cosas interesantes; por fin los anunciantes han notado el engaño de los influencers.

La estafa más común es que muchos influencers compran usuarios falsos para hacerles creer a sus fanáticos que tienen poder en las redes sociales. Esto se puede hacer mediante bots o páginas asiáticas que pueden vender «paquetes» de seguidores, que incluso pueden hacer comentarios y dar «like» a los post de redes sociales. Esto es un crecimiento artificial en el número de seguidores para potenciar su atractivo ante los anunciantes. Hay quienes toman la ruta fácil y quienes lo hacen de mejor manera con una estrategia clara.

Además los seguidores se sienten traicionados y saben reconocer fácilmente cuando se trata de contenido patrocinado; ahora son más proclives a omitir el post, publicación o video y no tienen reparos en des-suscribirse o no seguir más al influencer.

Cristiano Ronaldo influencers Instagram

Reconocidas marcas como Ipsy, Gap y Volvic Water han decidido replantear su estrategia de publicidad. Buscan otros métodos en los que puedan tener una medición precisa de lo que generan sus anuncios en el público; ya que en redes sociales los datos pueden ser ambiguos o sujetos a interpretación.

Los seguidores ya no son simples borregos

El dilema ético que se produce está en que el influencer está haciendo una crítica de un producto como si fuera su verdadera opinión; cuando en realidad lo hace por solicitud de una empresa y a cambio de algo. Este tipo de estrategia deja la impresión de engaño; es muy reconocido entre los seguidores y puede ser contraproducente.

Instagram post

“Los consumidores pueden ver si alguien se preocupa honestamente por un producto o si solo están tratando de impulsarlo”, según Anders Ankarlid, director ejecutivo del minorista de papelería en línea A Good Company a The Wall Street Journal.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania por Takumi, el 72% de los consumidores dejaría de seguir a aquellos influencers que hacen promociones de naturaleza engañosa y poco sincera.

A raíz de esto los influencers están empleando hashtags como advertencia de contenido patrocinado; como #ad o #sponsored. En otros casos colocan vínculos a la página del anunciante.

Unido a esto, el 62% de los influencers consultados en su informe por Takumi afirman haber sido presionados por anunciantes para violar las normas relativas a la publicidad en las redes sociales por lo menos en una ocasión.

Curiosamente, el ‘engagement’ (fidelidad, compromiso) ha bajado significativamente entre los usuarios y los influencers; peroel dinero que pagan las marcas a las personalidades en redes sociales subió un 50% en comparación con 2017.

Las autoridades tomarán cartas en el asunto

La Comisión Federal de Comercio de EEUU, ha tomado atenta nota del asunto, y declaró este lunes que falsear el número de seguidores para parecer más popular en las redes sociales, es un delito.

La Comisión ha multado a un negociante de Florida en 2.5 millones de dólares por «venta de indicadores falsos de influencia en medios sociales«. En otro fallo, el lunes la Comisión acusó a la influencer Sunday Riley de colocar reseñas falsas de productos cosméticos.

Andrew Smith, Director de dicha Comisión afirmó: «la deshonestidad en los mercados de internet perjudica a los compradores y a las empresas que juegan justo. Publicar reseñas falsas en sitios de venta o comprar y vender seguidores falsos es ilegal. Va en detrimento del mercado y la Comisión no lo tolerará».

¿Quienes son los principales instagramers y cuanto llegan a ganar?

Según se ha investigado, los grandes influencers en Instagram van desde personas comunes que han alcanzado el estatus de celebridad, hasta estrellas de cine y cantantes que aprovechan la fama para un rédito económico.

La lista se compone así (de menor a mayor núm de seguidores):

  1. Danielle Bernstein
  2. Liz Eswein
  3. Aimee Song
  4. Jason Stein
  5. Brian DiFeo
  6. Kylie Jenner
  7. Cara Delevingne
  8. Selena Gomez
Selena Gómez Instagram Influencer

En general sus ingresos pueden variar dependiendo de la compañía y el tipo de campaña. Se estima que por un «normal» post pueden cobrar entre 5.000 y 15.000 dólares. Sin embargo, en campañas especiales cobran entre 50.000 hasta 300.000 en los casos de Cara Delevigne o Kylie Jenner. Mención a parte merece Selena Gómez que ha llegado a cobrar hasta 550.000 dólares a compañías como Pantene o Coca-Cola.

Todo esto está a punto de cambiar ahora que los anunciantes son más conscientes del engaño de los influencers y la dudosa efectividad de sus campañas; adicional al hecho que las autoridades están pendientes del asunto.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Para estar siempre al día en el mundo de la tecnología, suscríbete a nuestro canal de Telegram. Además, como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO