Compartir coche cada vez se está haciendo más popular. Cada vez es menos raro decir que te vas en BlaBlaCar a cualquier sitio en vez de coger el tradicional autobús o tren. Es una forma más económica pero también más cómoda en infinidad de ocasiones. Sobre todo, por las relaciones que se establecen durante el viaje compartido.

Y es que es antes del comienzo del propio viaje donde se comienza, valga la redundancia, a entablar cualquier conversación. Es ahí donde la experiencia del viaje compartido sale a relucir. Todo es mucho más ameno y más familiar que con cualquier otro medio de transporte.

BlaBlaCar

De lo que más se habla en un BlaBlaCar del propio viaje.

La propia BlaBlaCar ha hecho un estudio sobre todo esto. En él se denota la lógica del contexto que utilizamos los propios seres humanos para socializar y, además, la cultura de cada región y la homogeneidad de la misma en el país.

¿Cómo suelen comenzar las conversaciones en un viaje compartido? Pues, como es obvio, de los lugares de origen y destino de las personas que están realizando el viaje. Pero, también, del propio trabajo de esas personas, que llega hasta a un 78% de los temas que se hablan.

Pero también se nota que en persona nos gusta muy poco tener polémicas. Y es que el tema del que menos se habla es la economía. Algo que siempre comienza en un debate discernido que acaba en política y como ya hemos podido ver, el país está sumamente dividido en lo que a opiniones ideológicas se refiere.

BlaBlaCar

El contexto y la cultura siguen estando de protagonista en un BlaBlaCar.

La música es algo que dice mucho de la gente. Y es cierto que cuando vas de viaje compartido vas un poco a ver qué música te ponen. Yo no soy una persona que disfrute con el reguetón o el trap, la verdad.

De hecho, en mi último viaje, estuvimos hablando sobre la música y tras un pequeño comentario que hice donde se notaban mis gustos, quien acompañaba a la conductora cambió el género de música por algo que nos gustaba a todos para así estar más cómodos.

Y esto es algo que suele suceder en los viajes compartidos que se realizan. Al final, es mucho tiempo que estás pasando con gente que solo vas a ver un rato. Incluso a veces ves un poco más porque incluso puedes llegar a entablar una amistad.

BlaBlaCar

También es cierto que nos gusta agradar para no crear mal rollo. Y para que no pongan opiniones negativas que nos puedan afectar después…

Pero si hay algo que nos gusta en España es comer. La gastronomía mediterránea es reconocida a nivel internacional. Excepto por quienes se dedican a echarle chorizo a la paella o aceitunas a la tortilla. Seguro que esto han sido temas de conversación en los viajes compartidos en BlaBlaCar. Y es que ostenta el 40% de lo que se habla.

Existe un componente psicológico en todo esto.

Es cierto que cuando estamos en un lugar desconocido, nos sentimos que se nos juzgará menos. O, si se nos juzga, será por un rato y una persona que es difícil que volvamos a ver. Es por ello que hasta un 7 por ciento de las personas que han utilizado BlaBlaCar han sido capaces de confesar algún secreto.

Todo esto hace que se acabe convirtiendo en un ambiente más discernido, hay veces que se puede llegar a cambiar de opinión en muchas ocasiones. Eso sí, el fútbol que no nos lo toquen. Tan solo el 7% ha sido capaz de cambiar su opinión sobre él.

BlaBlaCar

Algo muy diferente a lo que sucede con el propio trabajo. Hasta un 43% ha cambiado de opinión. Y es que algo lógico, teniendo en cuenta que actualmente vivimos personas con trabajos más tradicionales y menos en una misma sociedad. Personas que tienen la obligación de ir a una oficina y otros, que como yo, no tenemos que ir a ninguna oficina. Esto hace que al contarlo y hablar sobre el trabajo, las personas se replanteen muchas cosas de su propia vida.

Esto es algo que sucedió también el viaje que comentaba anteriormente, donde cambiaron la música para que todos estuviésemos cómodos. Y es que en el anterior viaje que hicieron, llevaron a una chica extranjera al destino del que volvíamos nosotros. Esta chica era fotógrafa y viajaba por el mundo y resulta que se pagaba los viajes gracias a las donaciones de óvulos realizadas en Estados Unidos.

Es cierto que puede no parecer un trabajo pero el dinero que supuestamente ganaba cada vez iba a más. Esto fue algo que al contarlo una de las chicas; otra de las que iba con nosotros, se interesó. No sé si en algún momento se replanteó algo seriamente pero es una prueba de cómo podemos cambiar de opinión fácilmente sobre cuestiones que sí pueden replantearnos la vida por completo.

El cambio de paradigma que ha supuesto BlaBlaCar

Al final todo esto ha hecho que sí que nos cambie la forma de ver las cosas de un modo u otro. Quizás hace unos años eso de meternos en el coche de una persona extraña no era lo más adecuado. Gracias a este tipo de plataformas, es mucho más sencillo y seguro. BlaBlaCar pone a disposición de los usuarios un seguro por si sucediese cualquier cosa. Además, las opiniones sobre la persona conductora y/o los pasajeros hace que todo sea mucho más seguro.

Es cierto que cuando comiencen los viajes de BlaBlaBus quizás todo esto cambie. Habrá que ver la filosofía con la que trabajen en su momento. Desde luego que datos tienen para aburrir para saber cómo hacerlo bien y lo que buscamos las personas viajeras.

BlaBlaCar
Álvaro Zamácola, Director General de BlaBlaCar España y Portugal

”Vivimos en ambientes muy acotados, con ideas y opiniones, muchas veces, muy homogéneas. Conocer a personas de distintas localidades, edades, vivencias, formas de pensar y de expresarse, es una experiencia muy enriquecedora”. Comenta el Director General de BlaBlaCar para España y Portugal, Álvaro Zamácola.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO