Como ya podéis leer en el título del artículo, voy a intentar explicar las razones por las que sí compensa o no comprar, bajo mi humilde opinión, el recién estrenado Samsung Galaxy Note 7. Aquí os dejo el enlace al vídeo oficial de presentación.

Antes de empezar vamos a dejar en una breve tabla las principales características del nuevo modelo de la compañía coreana:

  • Dimensiones de 153,5 x 73,9 x 7,9 mm y un peso de 169 gramos con un ratio de pantalla del 78%
  • Pantalla de 5,7 pulgadas superAMOLED con resolución QHD
  • Protección Corning Gorilla Glass 5
  • Versión de Android 6.0.1
  • Almacenamiento interno de 64 GB ampliables mediante micro SD hasta 256 GB
  • 4 GB de memoria RAM
  • Procesador Exynos 8890 de ocho núcleos de la propia compañía Samsung
  • Cámara delantera de 5 megapíxeles con apertura focal 1,7 y trasera de 12 megapíxeles con la misma apertura
  • Batería de 3500 mAH en cuerpo unibody
  • Escáner de huellas digitales, escáner de iris, medidor de ritmo cardiaco, S Pen, resistencia al agua

Como podemos ver, está a la última en cuanto a especificaciones aunque también es cierto que hay teléfonos que tienen más memoria RAM (de verdad hace falta más de 4 GB) y cámara con más resolución en cuanto a cantidad de megapíxeles, pero eso no quiere decir que sea mala, si no mirar por la opción que han optado este año por el Samsung Galaxy S7 y S7 Edge y los resultados tan magníficos que han dado.

Pero bueno, después de este pequeño repaso vayamos a lo importante. ¿Merece la pena gastarse 850 euros (presumiblemente es lo que valdrá en su lanzamiento) si dispones de un Note 5 o un S7 Edge?

Los usuarios que han tenido o tienen un Note sabemos que lo hacen por las características diferenciales que tienen gracias al S Pen y también por su tamaño de pantalla que, salvo excepción, suele ser el modelo que monta el panel más grande. Quitando eso, para mí no trae tantas diferencias con un móvil “normal” como en este caso puede ser tanto el S7 Edge como el Note 5.

Seguramente, por el Samsung Galaxy Note 5 si lo sustituiría, primero porque al ser un teléfono que no llego al mercado europeo es un modelo por el que tiene una buena venta en el mercado de segunda mano y es posible que puedas recuperar buena parte del dinero que invertiste. Por otra parte, estéticamente los laterales curvados, la reducción de tamaño tanto en peso como en centímetros hace que sea un móvil muy diferente a la hora de poder usar con una mano (sobretodo el ancho del teléfono que se ha reducido considerablemente) y el aumento de batería (aunque habrá que probarlo antes claro) hacen que yo si me planteara cambiarlo por él.

Eso sí, recuerda que son 850 euros y no todo el mundo dispone de ese dinero. La resistencia al agua y el desbloqueo por escáner de iris me parece una implementación genial, aunque por lo que he podido ver y leer es menos rápido que el lector de huellas tradicional. Eso sí, no te dejes convencer de que es suficiente novedad para cambiar un modelo por otro y pagar 850 euros, para mi es insuficiente.

Y vayamos ahora con el Samsung Galaxy S7 Edge. Muy resumido y como ya os he dicho antes en mi opinión, por este modelo no lo cambiaba.

La primera razón y más importante para mí, en el apartado estético me sigue pareciendo más bonito el S7 Edge. Acordaros que este nuevo Note 7 también dispone de los bordes curvos, pero no de forma tan pronunciada como el S7 Edge, dando como razón poder aprovechar más con el S Pen todos los márgenes del teléfono.

Y después el funcionamiento del procesador es prácticamente el mismo por lo que dudo que varíe mucho la experiencia de usuario, la memoria RAM, la cámara, el slot de tarjetas y la resistencia al agua también la tienen ambos. Volver a pagar por el Note 7 cuando ya has pagado 819 euros por el S7 Edge yo creo que no compensa en absoluto salvo que quieras eso sí, las funciones del S Pen. A una mala, el mercado de segunda mano del S7 Edge aún tiene muy buena salud y como mínimo es fácil que recuperes la mitad de lo costó sin esforzarte.

En resumen y espero no haberos aburrido mucho. Si tienes comprador para alguno de los dos, yo solo lo cambiaría si tienes el Note 5, el S7 Edge me parece el teléfono Android y no Android más bonito fabricado hasta la fecha y gracias a su funcionamiento y su rendimiento, creo que a día de hoy no merece la pena cambiarlo.

¿Te gastarías 850 euros en el nuevo Note 7? ¿Crees que merece la pena en cuanto a rendimiento uno por otro?  Espero vuestras opiniones al respecto.

Un saludo de @alvaro_news desde Infoes.net

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO