Actualmente Netflix se encuentra en medio de una polémica por sus políticas con respecto a sus contenidos. Se vienen cambios en cuanto a lo que pueden y no mostrar para determinadas edades y públicos. En este artículo analizaremos en cada caso como la censura puede afectar a Netflix y cual es su política y ética al respecto.

13 Reasons Why (Por Trece Razones, en España)

Después de dos años de haber sido lanzada la primera temporada de 13 Reasons Why (Por Trece Razones, en España) con una escena explicita de suicidio, Netflix ha anunciado que se ha editado esta escena.

Recordemos que esta serie trata sobre la historia ficticia de Hannah Baker y su suicidio; que se explica mediante casettes que ha grabado para cada uno de sus amigos y que se escuchan durante cada episodio. En el episodio final de la primera temporada se puede apreciar como la protagonista se corta las venas en la bañera.

Lo curioso de este caso es que desde el primer momento que se lanzó el show, el Journal of American Medicine prendió las alarmas por la crudeza y detalle de esta escena que pudo aumentar el número de casos de suicidio en adolescentes.

Según el estudio, se encontró que tres semanas después de la premiere del 2017, se presentó un aumento significativo en búsquedas por internet referentes a suicidio; en un 19 por ciento. En estas tres semanas, la serie estableció un record al ser la serie más twitteada del año.

Para John Ayers Profesor de Salud Pública de la Universidad de Sandiego «Estos estudios han validado que las búsquedas en internet reflejan las estadísticas de suicidios en el mundo real, así que el índice de suicidios ha escalado como resultado de esta serie» en entrevista para el Washington Post en 2017.

Ante esta situación inicial, Netflix adicionó un mensaje de advertencia al inicio de el episodio, alertando a los espectadores sobre el contenido gráfico de suicidio y violencia.

El tiro por la culata…

Así que la transmisión de una serie que buscaba llamar la atención sobre la prevención del suicidio en adolescentes obtuvo el resultado contrario. Cabe anotar que los ratings y la crítica no acompañaron la segunda temporada de la serie, calificándola de innecesaria y melodramática.

Ahora dos años después de la controversia, Netflix explica su decisión de eliminar la escena; así: como «ahora que estamos cercanos a lanzar la temporada 3, hemos escuchado las preocupaciones sobre la escena por parte de la Fundación para la Prevención del Suicidio, y estamos de acuerdo en que Netflix la re-edite«; en palabras de Brian Yorke creador de la serie, en Twitter. No se a ustedes pero a mi me suena que están haciendo control de daños para mejorar los ratings de la nueva temporada; más que demostrar una real preocupación al problema que se hizo público hace mucho tiempo. Así que en este tema Netflix tiene una ética particular hacia la censura.

¿Era necesaria la escena?

Como enseñó Alfred Hitchcock, una puesta en escena insinuante puede generar un mejor efecto que cualquier demostración de violencia explicita; sin necesidad de causar un shock en el espectador. La escena en cuestión es claramente innecesaria, excesiva en detalles y causa malestar en el televidente. Adicionalmente, es por este tipo de cosas que las películas de acción tienen tantos errores técnicos; en cuanto a artefactos explosivos, terrorismo y hackeo de computadoras, para evitar dar información técnica indebida al espectador.

Netflix y el cigarrillo

Si vemos una película de Humprey Boggart es común que siempre tenga en su mano un cigarrillo, pues eran otros tiempos en que incluso los médicos recomendaban fumar (no es broma); y se presentaba como parte del estilo de los personajes, pero este hábito a la postre acabó con la vida del actor.

Ha pasado mucho tiempo en la industria cinematográfica desde que las tabacaleras dejaron de patrocinar mediante «product placement»; y se han tomado medidas para terminar o disminuir la presentación del cigarrillo en las películas. Pero en el caso de Netflix, se les fue la mano al momento de recrear con lujo de detalles la época de los 80; mostrando los personajes de «Stranger Things» fumando profusamente.

Ahora parece que el gigante de la tv por streaming suprimirá el consumo de cigarrillo en sus series originales destinadas al público joven. El cambio no aplicará a shows ya existentes. Netflix hace una excepción en lo pertinente a «aspectos históricos y artísticos» especificando que se eliminarán estas demostraciones «a menos que sea esencial para la visión creativa del artista o por razones de definición del carácter del personaje».

Netflix ética censura
Nuestra publicación en Instagram

Este cambio obedece a un reporte del grupo «Truth Initiative» (iniciativa por la verdad, en español); que indica que muchos de los programas dirigidos a una audiencia de 15 a 24 años han triplicado sus demostraciones de tabaco en el último año.

Netflix ética censura
Imagen de la cuenta oficial de Netflix en Instagram

El cigarrillo es malo pero la marihuana no…

Esta decisión parece un poco hipócrita ante las demostraciones de consumo de Marihuana; que campean a sus anchas en las comedias adolescentes, sin que nadie se inmute. Incluso hubo una serie específicamente sobre la venta de esta «Disjointed»; que se canceló por sus ratings y no por su exaltación del consumo de esta sustancia. La curiosa ética de Netflix y su censura…

Otros ejemplos interesantes

Recientemente los fanáticos del animé recibieron con los brazos abiertos la llegada de «Neon Genesis Evangelion»; pero cual no sería su sorpresa al notar que en la traducción se tomaron algunas libertades que cambian el sentido y significado del mensaje.

Es el caso de la relación entre los personajes Kaworu y Shinji que ahora parecen tener una relación estrictamente platónica en lugar del original; donde existía una atracción romántica homosexual, más allá de la amistad. Mientras que en el original Kaworu le decía a Shinji que es «digno de ser amado», se ha cambiado a «digno de gracia»; y que en vez que Kaworu diga que «ama» a Shinji, ahora dice que le «gusta» Shinji.

Esto se suma a otros cambios que se han presentado en la serie con motivo de su relanzamiento en habla inglesa; como retirar el cover de la canción «Fly Me to the Moon», un nuevo doblaje con otros actores, supresión de lenguaje profano, etc.

Si por aquí llueve…

En el caso de la serie de origen árabe «Jinn» se muestra a los adolescentes del mundo árabe divirtiéndose, discutiendo sobre sus relaciones y siendo rebeldes. Esto ha dividido a la audiencia en bandos opuestos. Mientras unos alaban de forma positiva la representación de los jóvenes árabes; lejos de los estereotipos, otros la critican por mostrarlos maldiciendo y besándose; y que en la mayoría de los personajes femeninos no se usa el hijab. Incluso las autoridades la han calificado como «inmoral».

Netflix se ha defendido alegando que son un servicio sólo para suscriptores; por lo que hay libertad de elegir que ver, que presentan una descripción del contenido. Incluso enfatizan que es posible restringirse el acceso mediante PIN.

Mientras que en este caso Netflix defiende su producto original, en la serie de comedia «Patriot Act» cedió ante la censura; por parte de las autoridades de Arabia Saudita para retirar un episodio donde se critica al principe Mohammed bin Salman. Lo anterior justificado por una ambigua ley anti-cibercrimen; que «prohibe la transmisión de material que pueda alterar el orden público, los valores religiosos, la moral y la privacidad«.

Como si fuera poco, Netflix firmó un código de «buenas prácticas» en India con el objetivo de evitar la censura estatal. Este código se firmó junto con otras productoras; para evitar contenidos que «irrespeten los símbolos patrios»; «busquen exacerbar los sentimientos religiosos» o «alentar el terrorismo y la violencia contra el Estado».

A qué juega Netflix

Debido a las características propias del servicio, no existe un ente regulador para este sistema todavía; por lo que parece que Netflix está tomando acciones siempre que un grupo de opinión llame la atención y que eventualmente esto pueda afectar su rating, pero no necesariamente porque tengan un sentido de responsabilidad social. La Compañía Netflix aplica la ética y censura de acuerdo con su conveniencia.

Netflix… el invierno está por venir

Netflix se prepara para un cambio en su parrilla, ya que series tan icónicas como The Office o Friends terminan su contrato y lo mismo pasa con las producciones de Disney. Se estima que más de la mitad del catálogo de producciones externas abandonarán la plataforma para irse a otros servicios de streaming. Por tal motivo es lógico que la producción original tenga un especial cuidado en cuanto a la sensibilidad de los espectadores. Veremos como la creciente imposición de la corrección política moldea también la oferta de contenidos de esta plataforma.

Según Forbes, Netflix invierte más en contenido que cualquier productora de TV Norteamericana. Para financiar sus nuevos programas, Netflix está pidiendo prestadas grandes sumas de dinero. En el último año ha aumentado su endeudamiento en un 58% hasta los diez mil trecientos millones de dólares; con sólo utilidad de mil doscientos millones en el año anterior. Sin embargo, no importa cuanto invierta, es imposible competir con la oferta de contenido de Disney, AT&T y Amazon, entre otros.

Eramos pocos y parió la abuela…

Para completar, se viene la publicidad a Netflix. Ya se han hecho experimentos en cuanto a la inclusión de publicidad en las transmisiones; y todo indica que en el futuro se pueda presentar de forma regular para tratar de equilibrar sus finanzas. Y como hemos visto con Youtube, los anunciantes son una fuerza de censura muy fuerte, también.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Para estar siempre al día en el mundo de la tecnología, suscríbete a nuestro canal de Telegram. Además, como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO