Ayer dio comienzo la primera subasta de licencias de uso del espectro radioeléctrico de servicios 5G en España. Ésta fue lanzada por el Ministerio de Economía y Empresa por medio de la Secretaría de Estado para la SESIAD. MásMovil, Movistar, Orange y Vodafone, los cuatro grandes operadores ya confirmaron su presencia hace tiempo. Sin embargo, hoy hemos sabido que han duplicado con sus apuestas el importe inicial fijado por el Gobierno.

El 5G llegará en 2020 para cambiarlo todo. Para ello, primero es necesario contar con nuevas frecuencias. A esperas de la liberación de los 700 MH, ayer se subastó entre los grandes operadores la banda de frecuencias 3,6 – 3,8 GHZ. Hablamos, más concretamente, de un total de 200 Mhz en 40 bloques de 5MHz cada uno.

fibra óptica y 5G

MásMovil, Movistar, Orange y Vodafone han tirado la casa por la venta. Cada bloque tendrá un precio de salida de 2,5 millones de euros. El gobierno esperaba recaudar como mínimo un total de 100 millones de euros para los 200 Mhz que ponen a disposición durante 20 años. Sin embargo parece que esta cantidad será mucho mayor. El primer día de subasta se llego hasta un total de 194 millones de euros en las nuevas frecuencias del 5G. Estas han sido las declaraciones del Ministerio:

“La licitación se desarrollará por medios electrónicos, mediante un mecanismo de subasta simultánea ascendente de múltiples rondas. Los licitadores deberán formular sus pujas dentro del período de duración de la ronda. El proceso finalizará cuando en una ronda no se reciban nuevas pujas”.
“La subasta se desarrollará en rondas programadas por la Mesa, entre las 10 y las 18 horas, de lunes a viernes. Las rondas tendrán una duración máxima de 30 minutos y se programarán como mínimo 15 minutos antes de su hora de comienzo”.

Se deberá cumplir la premisa del máximo fijado por ley de 120 Mhz en la banda 3,4 – 3,8 Ghz. Actualmente, tanto MasMóvil, Movistar como Orange sólo podrán acceder a 80 Mhz más. Por su parte, Vodafone deberá intentar conseguir el máximo en la banda de 3,4 – 3,8 Ghz.

La fibra óptica está en peligro con el aumento del nivel del mar

La instalación de fibra óptica es muy cara. Este proceso conlleva una serie de fases que hay que llevar a cabo para su instalación y llevarlas a cabo supone un desembolso de dinero elevado. Una de las alternativas que se tiene en mente sería pegar los cables al asfalto con una resina. Aunque si nos ponemos a mirar este desembolso de dinero no sería un problema a largo plazo para estas inversiones. Sin embargo, varios estudios apuntan a que la subida del mar pone en riesgo miles de kilómetros de fibra óptica.

Son cientos de miles de kilómetros de fibra los que se sitúan enterrados en las regiones costeras de EEUU. Éstas estarán en peligro tal y como anuncia un estudio realizado por las Universidades de Wisconsin y Oregon tras producirse una subida del nivel del mar.

fibra óptica y 5G

En este estudio se indica que estas infraestructuras podrían ponerse en riesgo en apenas 15 años tras quedarse sumergidas por un aumento del nivel del mar. Comentan que “La mayor parte del daño se producirá en los próximos 100 años, aunque se provocará más pronto que tarde”.

Se esperaba tener un margen de unos 50 años para buscar una solución. En cambio, tras producirse la subida del nivel del mar, las infraestructuras se verían altamente afectadas. Según el estudio, en el año 2033 más de 6400 kilómetros de cable de fibra estarán enterrados bajo el mar. Este estudio se centra en Estados Unidos, aunque puede aplicarse al resto de ciudades del mundo. Las ciudades más afectadas serían Nueva York, Miami y Seattle. Uno de los responsables indica que esto supondría un problema en las telecomunicaciones a nivel internacional.

Operadores como CenturyLink o AT&T son los que más expuestos están. Más allá de soluciones como diques para frenar el avance del mar, este estudio propone que se deben tomar medidas para solucionar el problema con un nuevo enfoque.

¿Qué opinas al respecto?¡Déjanos un comentario dándonos tu opinión!

Vía| ADSLZone, Eurekalert

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO