Hoy en día y desde hace ya unos años, los procesadores de nuestros ordenadores están compuestos por varios núcleos en un mismo procesador.  Esto quiere decir que el procesador es capaz de asignar tareas distintas a distintos núcleos. Al acceder a la ventana del «Administrador de sistema» podremos ver los núcleos del procesador trabajando. No siempre lo que nos marca el ordenador es real, puesto que en muchas ocasiones muestra más de los que realmente tenemos.

Esto ocurre porque lo que hace es virtualizar núcleos de manera que en ocasiones tenemos dos núcleos físicos y otros dos virtuales, en total nos muestra cuatro. También se pueden llamar «procesadores lógicos«. Es cierto que al visualizar hace varios hilos de ejecución aunque realmente no esté funcionando físicamente ese núcleo. Todo esto dependiendo del modelo de procesador y otras muchas cosas más técnicas.

Personalizar procesos por CPU

En definitiva lo que vamos a hacer es asignar un determinado programa a un hilo de ejecución. En pocas palabras podemos ir personalizando los programas que queremos que se ejecuten en determinados hilos de ejecución.

El Sistema Operativo de Windows 10 es el encargado de gestionar todo esto de forma automática. Se autobalancean los procesos de forma que los pueda repartir equitativamente para optimizar la utilización del procesador, así que esto es una forma de hacerlo manualmente.

Los pasos a seguir son bien sencillos. No vamos a requerir de ninguna aplicación externa y con unos cuantos clics de ratón lo tendremos listo.

Gráficos de los distintos hilos de proceso

Lo primero que debemos hacer es abrir el gestor de tareas, esto lo podemos hacer de varias formas, lo podéis hacer de cualquiera de las siguientes:

  •  Pulsando la suma de teclas Ctrl + Alt + Supr y pulsar sobre “Administrador de Tareas”.
  •  Pinchando con el botón derecho del ratón sobre la barra de tareas. Es decir la barra típica de Windows donde esta el menú de inicio, la hora, etc.. y seleccionando “Administrador de Tareas”.
  • Con la combinación de teclas Windows+R y escribiendo “taskmgr”.

Si por curiosidad queréis ver cuantos núcleos tiene vuestro procesador, lo podéis hacer desde la pestaña de «Rendimiento«. Es posible que salga solo una gráfica, pinchando sobre ella con el botón derecho y «Mostrar procesadores lógicos«, se verán todos los hilos.

Asignar procesos a distintos hilos

Una vez abierto, pulsamos sobre las pestañas superiores en la que pone “Detalles”, donde nos aparecerá la lista completa de programas, y posando el puntero sobre la aplicación que nos interese, pinchamos con el botón derecho, y en el menú que nos aparece, pinchamos sobre “Establecer Afinidad”.

Detalles de los procesos que se están ejecutando

Se nos abrirá una pequeña ventana con los distintos hilos que tenemos. Marcamos aquellos con los que queramos que se ejecute la aplicación, y listo. Esto lo podremos hacer con tantas aplicaciones y núcleos como queramos. Esto se puede hacer para determinada tarea u ocasión. Lo óptimo es dejar al sistema que gestione la carga de procesos.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO