Hoy 27 de julio, ha salido esta noticia a través de U.S. News. Y no es para menos que haya llamado la atención de mucha gente. En total, han sido 364 internos de la prisión de Idaho en Estados Unidos, los que han logrado robar 225.000 dólares en créditos de la compañía que les proporcionó las tablets.

JPay se ha visto envuelta en una encrucijada ?

La compañía JPay fue quién regaló las tablets de su empresa a los reclusos de la cárcel de Idaho. Su intención era proporcionarles acceso al mundo exterior.

De esta forma, querían ayudar con su rehabilitación y educación. Permitiendo que estuvieran comunicados con sus familiares del exterior, gracias a las tablets.

Por otro lado, los familiares o amigos, tenían que comprar la marca de tablets de JPay para poder estar en contactos con los presos. Incluso la compañía a principios de año regaló 53.000 tablets al sistema penitenciario de toda Nueva York para fomentar este servicio.

tablets
Logo de la compañía JPay.

¿Cómo obtiene ingresos la compañía? 

Muy sencillo, habían basado el sistema operativo de sus tablets en créditos. Así, los presos podían comprar los créditos y usarlos para poder tener acceso al correo electrónico, o a descargas de videojuegos.

En la página web de JPay pusieron que tener una de esas tablets ayudaría a los seres queridos que estuvieran fuera de la prisión a pasar mejor el tiempo que les quedaba de espera. Y a estar comprometidos y a mantenerse en mayor contacto con los reclusos.

¿Cómo robaron los créditos a través de las tablets? ??

Jeff Ray, portavoz del Departamento de Corrección de Idaho, explicó que los prisioneros exploraron intencionalmente el sistema operativo de las tablets y encontraron una vulnerabilidad. De esta forma, aumentaron sus saldos de créditos en sus propias cuentas.

Los datos, afirman que la mayoría de los reclusos se otorgaron desde 1.000 a 10.000 dólares en créditos. Multiplicado por 364 prisioneros, siendo una cantidad devastadora para la compañía JPay.

Lo que no tenían claro de inmediato, fue cómo habían conseguido encontrar esa brecha en su sistema y robar tantos créditos. O incluso, cómo tantos reclusos pudieron hacerlo casi a la vez. Obviamente, sospechan que hubo alguna tipo de comunicación interna en la prisión de manera clandestina.

Por último, JPay ha logrado recuperar 65.000 dólares en créditos. Pero los presos han sufrido una represalia. No pueden acceder a esos créditos para descargar música y aplicaciones de videojuegos, hasta que hayan sido compensados por sus pérdidas.

Eso si, han sido algo buenos, y han permitido que sigan utilizando los correos electrónicos para comunicarse con sus familiares.

tablets
Bandera del Estado de Idaho.

Para finalizar, esta noticia me ha llamado especialmente la atención. Ya que, parece que las personas no pueden aprender de sus errores y aprender a convivir en armonía. De hecho, JPay les ha ofrecido a los reclusos la posibilidad de estar en contacto con sus familiares. De una manera mucho más rápida y sencilla, y en cambio, han decidido aprovecharse de ellos y robarles en sus propias narices. Quebrantando así su confianza y sus ganas de seguir adelante con proyectos del estilo.

Para no perderos ninguna noticia de actualidad, podéis seguir el Twitter oficial de Easy Smart Tech para enteraros de todo al momento.

Quizás te interese: Redes sociales y sus límites: Estados Unidos lo está pensando.

¿Qué opináis al respecto? ¿Creéis que es una buena idea lo que ha hecho JPay?

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO