Que las empresas nos escuchan a través de sus asistentes virtuales y altavoces inteligentes es algo que ya todos asumimos y de lo que no podemos desprendernos. Básicamente porque para que funcionen los comandos de activación, el asistente de turno te escucha y no puede evitarlo. De esta manera, Alexa también te escucha, no se iba a quedar atrás. Además, Jeff Bezos acepta sus fracasos multimillonarios.

El mecanismo para que funcionen estos comandos es bastante sencillo. Y es que a través de un algoritmo, reconoce en el momento en el que se dice. Habiéndose programado el sonido miles de veces para que lo reconozca. Pero claro, para poder mejorar todo esto, hace falta que alguien esté detrás haciendo que la máquina aprenda.

Alexa escucha

Y según Bloomberg, esto es lo que está haciendo la compañía con la plantilla que tiene “desde Boston a Costa Rica, pasando por India y Rumanía”. Quienes durante 8 horas se dedican a transcribir lo que Alexa oye después de los comandos.

Amazon tiene a gente que escucha lo que la clientela le cuenta a Alexa.

Al parecer, la compañía del hombre más rico del mundo tiene a gente que se encarga de poder escuchar lo que los y las usuarias y usuarios de Alexa le cuentan a sus altavoces. Pero claro, realmente existe una razón científica y tecnológica detrás de todo esto.

Y es que si no fuese por esto, los altavoces inteligentes no serían lo que son. Éstos tienen estas grandes capacidades gracias a escuchar a millones de personas. De esta manera pueden perfeccionar la forma en la que trabajan los asistentes virtuales.

Eso sí, esto no es algo que oculte Amazon. O bueno, tampoco lo comenta de forma clara. Ya que en sus condiciones del servicio comentan que “las peticiones que haces son utilizadas para entrenar a los sistemas de reconocimiento de voz y para ayudar a la comprensión del lenguaje natural”. Eso sí, no dice si esto lo hace una máquina o una persona humana.

Jeff Bezos Fracasos multimillonarios

Pocas personas pueden hablar sobre esto; y quien lo haga será de manera oculta y sin dar la cara. Y es que esto se hace bajo un contrato con cláusula de confidencialidad. Eso sí, la verdad es que en ciertos momentos se lo tienen que pasar bastante bien cuando jugueteamos con los asistentes.

De los fracasos multimillonarios viene Jeff Bezos

Y esto es algo que es cierto. De hecho, muchas veces nos enfadamos con nuestros padres porque no nos dejan equivocarnos. Pero sí que no nos dejarían equivocarnos con algo tan grande como jugar con millones de dólares. Y algo similar es lo que explica Bezos en una carta pública a los inversores de Amazon.

”Amazon experimentará a la escala adecuada para una compañía de nuestro tamaño si de vez en cuando tenemos fracasos multimillonarios. Si tus fracasos no crecen, no vas a inventar nada del tamaño suficiente como para poder cambiar algo”. Son algunos de los extractos que se pueden sacar de esta carta.

De hecho, uno de los fracasos multimillonarios que comenta Jeff Bezos fue Amazon Fire. Un dispositivo móvil que quiso lanzar cuando el sector estaba en auge. Pero si el sector ha acabado con un grande como Sony; era evidente que podía con una empresa que jamás había estado ahí.

Eso sí, Jeff Bezos se alegra de sus fracasos multimillonarios porque “sabía que cuando tuviese ochenta años no me iba a arrepentir de haberlo intentado. Aunque Amazon Fire fuese un fracaso; fuimos capaces de sacar una lección. Y es que esto ayudó a acelerar la construcción de la gama Echo y de Alexa”.

Amazon contesta a estas suposiciones.

“Nos tomamos muy en serio la seguridad y privacidad de la información personal de nuestros clientes. Sólo anotamos un número extremadamente pequeño de interacciones de un conjunto aleatorio de clientes para mejorar la experiencia del cliente, siempre después de haber utilizado la palabra de activación de un dispositivo.

Por ejemplo, esta información nos ayuda a entrenar nuestros sistemas de reconocimiento de voz y comprensión del lenguaje natural, para que Alexa pueda entender mejor sus peticiones y garantizar que el servicio funcione bien para todos. Tenemos estrictas salvaguardas técnicas y operativas, y tenemos una política de tolerancia cero en cuanto al abuso de nuestro sistema.

Los empleados no tienen acceso directo a la información que puede identificar a la persona o cuenta del cliente como parte de este flujo de trabajo. Aunque toda la información es tratada con alta confidencialidad y utilizamos la autenticación multifactorial para restringir el acceso, además del encriptado del servicio y las auditorías de nuestro entorno de control para proteger dicha confidencialidad, los clientes pueden borrar sus grabaciones de voz asociadas a su cuenta en cualquier momento.”

Su agencia de comunicación matiza: “A partir de aquí, puntualizar dos cosas: 1) no existen escuchas activas ni mucho menos, las anotaciones puntuales a las que Amazon hace referencia en su statement suceden siempre después de que haya sido utilizada la palabra de activación de un dispositivo (en términos simples, y como lo hemos dicho siempre: un dispositivo solo escucha y transmite datos a la nube a partir de identificar la palabra de activación “Alexa”. 2) bajo ninguna circunstancia Amazon puede tener acceso a cualquier elemento que identifique al cliente”.

  • Actualización 12 de abril: La agencia de comunicación de Amazon España se pone en contacto con nosotros para mandarnos la respuesta de Amazon sobre la información vertida por parte de Bloomberg.
¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here