Parece que los hackers solo pueden producirse en cuentas de correo electrónico, redes sociales o dispositivos móviles para el robo de información. Pero lo que menos se iban a esperar en Zaragoza es que sus tarjetas de transporte fuesen hackeadas para añadir más saldo sin pagarlo. Sin pagarlo, al menos, a la administración que hay que pagarlo.

Este fraude lo publica el Periódico de Aragón. Y es que el hackeo ha afectado a los dos tipos de tarjetas de transporte que existen en la ciudad maña. Por un lado, a aquellas que son utilizadas por las personas empadronadas en Zaragoza; y por otro lado las “Lazo”, que son utilizadas por el resto de personas.

El NFC se ha convertido en el peligro de las tarjetas de transporte hackeadas de Zaragoza.

Y es que, según informan, a través de una aplicación para los dispositivos móviles con tecnología NFC abierta, se podía recargar la tarjeta de forma fraudulenta. Por lo que se entiende que la aplicación estaría en la Play Store de Google. Ya que Apple no tiene tan abierto su sistema de pagos por NFC aunque últimamente esté implementando las pegatinas NFC.

Tarjetas transporte hackeadas Zaragoza

Hiberus Tecnología es la compañía encargada de la seguridad informática del transporte público de Zaragoza. Quien ha podido confirmar que todo esto se estaba trabajando desde hace algún tiempo. Y es que esto parece que ha sido usado más por la juventud. Ya que los rumores se estaban extendiendo por los institutos de secundaria y bachillerato y por los campus de la Universidad de Zaragoza.

Al parecer, el hackeo consistía en pagar solo 10€ para recargar 50€ en la tarjeta. Un dinero que iba de forma directa a quien manejaba la aplicación y a la persona beneficiaria de la tarjeta de transporte. Mientras que el consistorio no se podía percatar. De esta manera, ni los revisores eran capaces de encontrar este fallo al comprobar los pagos.

La aplicación también se vendía.

Para no estar dependiendo que las tarjetas de transporte de Zaragoza fuesen hackeadas por otras personas; también parece que ofrecían la posibilidad de instalarte tú la aplicación. Eso sí, bajo previo pago. En concreto, de 300€ para tener esa aplicación y recargar la tarjeta las veces que quisieras.

Una cantidad que no es ningún disparate si cualquier persona hace cuentas de lo que se gasta en transporte público diario para ir a clase o al trabajo. Sobre todo cuando son personas jóvenes o trabajadores con un nivel adquisitivo bajo.

De momento, las causas se están investigando. De la misma manera que se está trabajando en saber qué tarjetas pueden estar siendo las fraudulentas. Por lo que también se darán de baja en caso de encontrarse una anomalía.

¿Conoces nuestras redes sociales?

Y para no perderte nada puedes y estar siempre al día en el mundo de la tecnología, puedes suscribirte gratis a nuestro canal de Telegram. Además, lo bueno que tiene, que como publicamos de media 5 artículos al día nada más, ¡no damos mucho la brasa!

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO