13 reasons why‘, o en su traducción española ‘Por trece razones‘, ha sido un éxito mundial. Una serie que revela la problemática del acoso escolar actual sin tapujos y sin medias tintas. Las personas adolescentes han tenido sus opiniones y, como todo en la vida, existen defensores y detractores. Aun así Paramount ha decidido seguir invirtiendo. Recordemos que la serie está basada en el libro del mismo nombre. Un libro de 289 páginas, del autor Jay Asher y publicado por RazorBill, un sello de Penguin Books.

Producto disponible en Amazon.es

La serie que habla del antes y del después.

En esta nueva temporada hemos visto cómo se sortean las diferentes vallas. Vallas que parecían una gymkhana entre Olivia Baker y la administración del instituto Liberty High. Normalmente este tipo de series o documentales hablan sobre el caso en cuestión y cierran para siempre. En esta temporada veremos, o hemos visto, qué sucede después de un suicidio por un caso de acoso escolar. Como los propios personajes se replantean su identidad y su inocencia o culpa. También cómo evolucionan y aprenden a vivir con lo sucedido.

El instituto donde se graba la serie ya tiene precio.

La ‘West Sonoma County Union High School District’ aprobó un tercer acuerdo de licencia con Paramount Pictures. Antes que Netflix estrenase la serie el pasado 18 de mayo de 2.018; ya se firmó el contrato que permitía a Paramount grabar. A principios de abril se firmó el mencionado acuerdo permitiendo que la Escuela Secundaria de Sebastopol sea el escenario. Concretamente, desde mediados de junio hasta mediados de diciembre de 2.018.

Aparentemente, Paramount ha acordado pagarle al distrito escolar aproximadamente $66,000 USD por 30 días de filmación durante ese período. Sin contar horas extras, personal de mantenimiento y costes de mejoras. Sólo esta última temporada, la segunda, costó $124,000 USD; aún estando presupuestado en sesenta y seis mil. Sólo en el alquiler del ‘Analy High School’, escenario del ‘Liberty High’. Casi el doble de gasto solo en alquileres y esto se debe a lo anteriormente mencionado.

El escenario no deja de ser un centro escolar real. En él se imparten clases, se realizan actividades y se les da uso a las instalaciones. No es un plató en una nave industrial y quizás eso le da el realismo que necesita y de la que alardea la serie.

¿Has visto la nueva operación de la Guardia Civil contra la piratería?

La demostración de una tercera temporada en la misma serie.

En este párrafo hay un pequeño ‘spoiler. Aunque no desvela absolutamente ninguna trama. La última escena de la temporada acaba con un abrazo entre Jessica Davis, personaje interpretado por Alisha Boe, y Olivia Baker, interpretada por Kate Walsh. La frase que remata el final es: ‘seguiremos luchando‘. Y esto ya nos da entender la grabación que existirá de la tercera temporada. Por ello lo podemos imaginar y no sería tan descabellado si no hubiesen quedado tramas sin acabar.

No sé hasta que punto se podría rellenar una temporada completa con las tramas que quedan por descubrir. Aún así una cuestión que estaría bien sería la de incluir diferentes casos. Realizar diferentes temporadas bajo el mismo tema central. El acoso. Sea escolar o laboral, bullying o mobbing respectivamente. Quizás si me hubiese leído el libro entendería qué queda por cerrar. Esto ya es una opinión completamente personal pero que comparto con muchísimas personas seguidoras de la serie.

Elenco de alumnado de ‘Por trece razones’
La estrategia de Marketing de 13 Reasons Why

Netflix recreó perfiles en Instagram para todos/as los/as personajes de la serie. Son cuentas que se mantienen activas; publicando fotos reales e interactuando entre ellos. Como si de una dimensión alterna se tratase. Haciendo parecer que la realidad son los hechos de la serie. Incluso la página web francesa de la serie creó un rol de teléfonos móviles. En ella, puedes indagar en el teléfono de la protagonista. Puedes ver sus mensajes de WhatsApp y las diferentes notificaciones de sus redes sociales. Además, puedes oír las cintas que dejó grabadas.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO