Podría parecer que las personas que se dedican a las empresas tecnológicas están más capacitadas para no caer en las redes del hackeo. Pero que se lo digan al hakceo del móvil de Jeff Bezos para supuestamente esclarecer el asesinato de un periodista saudí y que acabaron por encontrar pruebas de una relación extramatrimonial y alguna que otras fotografías del fundador de Amazon en paños menores.

Y es que el hackeo quería también poder conocer si las empresas tecnológicas de los Estados Unidos de América trabajan con el gobierno federal para cuestiones armamentísticas y así poderse defender. ¿Quién se quería defender de todo esto? Pues supuestamente Arabia Saudí y su príncipe heredero.

Se supone que Arabia Saudí está detrás del hackeo al móvil de Jeff Bezos.

Mohamed bin Salman es el príncipe heredero de Arabia Saudí y como suelen hacer todas las realezas del mundo, suelen ser los enlaces diplomáticos más importantes para las interrelaciones institucionales internacionales. Salman estuvo haciendo una gira de casi un mes por los Estados Unidos y se reunió con grandes mandatarios públicos como magnates y grandes empresarios.

Crédito de la imagen | Seattle City Council

Uno de ellos fue el fundador de Amazon y la persona más rica del mundo, según Forbes. Bezos y Salman intercambiaron sus números de teléfono personales para estar en contacto. Algo que el estadounidense habrá deseado no haber hecho jamás. Y es que, supuestamente, el príncipe saudita le mandó un vídeo infectado con un malware capacitado para acceder al dispositivo personal del Bezos.

Al menos esto es lo que informó The Guardian tras las sospechas del jefe de seguridad de Jeff Bezos y un informe de la ONU. El magnate recibió un vídeo a través de WhatsApp del príncipe que se descargó y dejó a su merced el dispositivo. Un dispositivo con información muy valiosa.

Un asesinato alrededor del hackeo del móvil de Jeff Bezos.

Jeff Bezos decidió invertir 250 millones de dólares en The Washington Post tras publicar el diario sus pérdidas millonarias. Una inversión que al sector le sorprendió bastante y de la que no vamos a profundizar pero sí nos sirve para contextualizar los hechos que comentaremos. El día 2 de octubre del 2.018 asesinaron a Yamal Ajmad Jashogyi, un periodista saudí exiliado del TWP y bastante crítico con su país.

El periodista asesinado tras el hackeo al móvil de Jeff Bezos.
Crédito de la imagen | April Brady / POMED a través de Flickr.

Y es que claro, el asesinato se produjo en el Consulado de Arabia Saudí en Estambul. Un asesinato que ‘ocultaron’ durante 17 días y de la que el gobierno saudita acabó confirmando la supuesta detención de 18 personas tras el asesinato producido por una supuesta pelea. Pese a que lo comentado en Turquía es que Jashogyi fue torturado y descuartizado con una motosierra en el Consulado. Este fue el detonante para que la Unión Europea paralizase la venta de armas a Arabia Saudí.

Por lo que este tipo de ataques podría considerarse como avisos que podrían estar dando desde el gobierno saudita. Tanto es así que la mirada también está puesta en Bezos y es por eso que es uno de los CEOs con más gasto en su propia seguridad de las grandes tecnológicas del mundo.

También hay una historia de cuernos de por medio.

Nunca un hackeo de un móvil iba a dar tanto juego como el de Jeff Bezos. Parece el guión de una película. De hecho, he de reconocer que el titular de este artículo está inspirado en los títulos que les ponen a los capítulos de la serie española ‘La Que Se Avecina’. Pero es que es un suceso bastante escabroso.

La mujer de Jeff Bezos acompañándole antes del hackeo a su móvil.
MacKenzie Bezos a la derecha de su ex-marido Jeff junto a autoridades estadounidensas y personas recién nacionalizadas. Crédito de la imagen | U.S. Department of Homeland Security (DHS) a través de Flickr.

MacKenzie Bezos fue la mujer de Jeff Bezos durante 25 años. Un matrimonio que acabó a comienzos del 2.019 y que dejó a su ex mujer con una indemnización total de 35.000 millones de dólares y un 4 por ciento de Amazon.

Y es que tras el hackeo al móvil de Jeff Bezos también se le intentó chantajear al supuestamente encontrar una relación extramatrimonial. Algo a lo que el propio Bezos dijo que no iba a entrar a ese chantaje. Un supuesto chantaje creado por un director de un medio que se reunió también, supuestamente, con el gobierno de Arabia Saudí en la Casa Blanca.

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO