Siempre hemos relacionado la realidad virtual a los videojuegos, pero últimamente se está aplicando a un montón de medios. Tanto que la hemos visto en salas de cine, montañas rusas, simuladores. ¿Pero y en toboganes acuáticos? ¿Cómo ha logrado VRSlide que no se moje? Hoy en Easy Smart Tech te lo contamos.

Hace un par de días se ha abierto al público el primer tobogán acuático que soporta realidad virtual. Se llama VRSlide y se encuentra en el parque acuático Therme Erding a 30 minutos de Munich, Alemania. VRSlide aseguran que sus cascos de realidad virtual integran una nueva tecnología capaz de ofrecer una experiencia única sin mojarse. Tales cascos están fabricados por Ballast VR, compañía que asegura que son completamente impermeables y hasta se pueden sumergir ligeramente.

Stephen Greenwood sostiene que el verano pasado el fabricante alemán de toboganes, Wiegand-Maelzer le contacto para crear estos cascos impermeables. Pero realmente el mayor reto para la compañía no fue, la impermeabilidad de estos, sino la compatibilidad con la experiencia. Me explico, en los toboganes como muchos sabréis no existe una velocidad constante, debido a que los movimientos, el peso y otros factores hacen que en cada persona sea diferente. Por tanto, el enigma que tenía que resolver Maelzer, era como seguir la trayectoria de cada persona, para hacerlas corresponder con la experiencia en si. Esto, al parecer, lo consiguieron a través de un sistema basado en un seguimiento ultrasónico. Este permitirá al VRSlide conocer con precisión donde esta cada persona, y así mostrar el contenido virtual acorde con sus movimientos.

Tres mundos distintos

Distinguimos por tanto 3 experiencias distintas; espacio, nieve y cielo. Aquellos que lo han probado sostiene que los gráficos no son nada del otro mundo, más bien son parecido a los de una PlayStation 2. Eso sí, según ellos, la experiencia está muy bien lograda en general.

Gafas - VRSlide

Por otro lado, estos cascos de realidad virtual funcionan con el Galaxy S8, con una aplicación dedicada para cada una de las experiencias. Según la compañía aseguran que eligieron el Galaxy S8 por su buena respuesta al hacer uso de sus sensores. Estos junto con su sistema de seguimiento ultrasónico, permite monitorizar el movimiento inercial de cada persona. Calculando así el peso, y la posible velocidad que llevan en cada momento. Una vez que dispongamos de la velocidad, y movimientos de la persona, lo próximo es ubicarla en el mundo de la realidad virtual, manteniendo su visión sincronizada con lo que pueda sentir. Según sus creadores esto se realiza mediante inteligencia artificial.

El precio es de dos euros y el recorrido dura apenas 35 segundos, ¿merece la pena la experiencia? De todos modos, si lo tuyo no es el agua recuerda que también puedes probar las montaña rusa con realidad virtual de Bogotá, Colombia. ¿Te atreves a vivir estas apasionantes experiencias?

Y tú qué opinas ¿Has probado alguna vez la realidad virtual? ¿Te gustaría probar este tobogán acuático con realidad virtual? No olvides dejárnoslo por los comentarios.

Puedes seguirnos en: Twitter | Instagram

CRITÍCALO Y CUESTIÓNATELO